• Código Plural

UPD: festejos, alcohol y ¿riesgos?

En estos días, cientos de estudiantes de último año de la secundaria realizarán el ya clásico festejo por el “último primer día”. A grandes rasgos, consiste en que los alumnos de 6° año se reúnen la noche anterior para realizar una previa y, sin dormir, llegar a la escuela el día siguiente. Aconsejan a los padres, docentes y directivos que acompañen a los jóvenes y que charlen sobre los cuidados y el problema de los excesos. A tal fin, el Sedronar lanzó una campaña de concientización. Dialogamos con un grupo de madres sobre el tema. “Nosotras pudimos poner una casa donde los chicos van a estar contenidos, pero ¿y en los boliches? ahí solo les van a vender alcohol sin restricción”.

El Ultimo Primer Día se realiza hace varios años y ya es un clásico entre los estudiantes que finalizan el secundario, el conocido “UPD” tiene dos etapas, una privada y otra pública. En principio los estudiantes de cada curso se reúnen la noche anterior al comienzo de clases y realizan “una previa” para llegar a la escuela sin dormir y luego en la entrada de la escuela hacen un festejo, que puede consistir en llevar bengalas de humo,espuma, pintura, cada grupo utiliza toda la creatividad para ser el que destaque entre todos los egresados.

El problema consiste no en el festejo en sí, sino en el alcohol y las drogas que pueden circular entre menores de edad durante la previa, y en los riesgos que puede generar entre ellos y a terceros. En muchos casos concurren a las escuelas en estado de ebriedad y también ha habido una importante cantidad de denuncias por abuso y violación que ocurren durante los festejos debido a que los varones se aprovechan de sus compañeras, quienes no pueden consentir las relaciones debido al alcohol.


En Campana, años anteriores afuera de algunos colegios se originaron disturbios entre los estudiantes que realizaban el UPD y padres de alumnos de otros años que se vieron afectados por el mismo.

Dialogamos con madres de estudiantes que tendrán este martes por la noche su UPD y comentaron “es difícil, porque los chicos ya están en una edad que toman sus decisiones y no podes ponerle límites. Ya toman alcohol cuando salen cada fin de semana ahora tenemos que estar atentos el miércoles para que no se armen problemas afuera de la escuela”.

Cecilia, otra de las madres del mismo curso nos reveló “nosotros pudimos por suerte convencerlos de que lo hagan en una casa, donde van estar los padres y dentro de todo hay un cuidado, pero hay otros cursos que lo van a festejar en un boliche. Van a meter menores a un boliche y encima le van a vender bebidas alcohólicas, eso me preocupa ¿ellos les van a vender o le van a poner un límite? no, usan eso para su negocio.”

Cabe destacar que consultados por nuestro medio, varios adolescentes nos confirmaron lo expresado por Cecilia. Varios boliches de la ciudad ofrecen "un paquete" para que el curso pueda festejar en los locales el UPD.


Por su parte, una docente nos expresó su total disconformidad con como se realiza el UPD. "No me parece mal que festejen su ultimo día como estudiantes , pero que no lo lleven al ámbito educativo porque yo he visto ahí adentro pibes en condiciones muy tristes por el alcohol. Pareciera que se hace apología a emborracharse en las escuelas".

En este marco, el Sedronar lanzó la campaña "Hablemos de alcohol de verdad" con el objetivo de "trabajar de manera conjunta entre adultos y adolescentes para poder generar una práctica saludable que no se contraponga con lo que desean los jóvenes".


La campaña fue difundida en redes sociales e incluye dos documentos: uno destinado a los jóvenes "con información sobre qué hay de cierto y qué son mitos, cuál es la relación entre el consumo de alcohol y la cultura social, patrones y motivaciones de consumo" y otro para los adultos y colegios "para que sepan cómo transmitir información sobre por qué el consumo en menores de 18 años se considera un consumo de riesgo"

En el primero de los documentos, destinado a los adolescentes hace una interesante afirmación Estas formas de consumo están tan incorporadas a nuestras costumbres y hábitos cotidianos que hacen que resulte difícil advertir cuando el consumo se torna problemático". y continúa "uno de los problemas principales de las formas de consumo actual es que se busca en la bebida la modificación del estado de ánimo. Es muy común que el objetivo para el consumo de alcohol sea la borrachera como fin en sí mismo".


Por otro lado, el segundo de los documentos, dirigido a los padres y a las escuelas, está específicamente centrado en recomendaciones en torno al UPD y en los diferentes mecanismos que se pueden establecer para evitar la prohibición al tiempo que se incluye a los estudiantes en las decisiones. "no estamos cuestionando la existencia de rituales ni celebraciones en la juventud, sino que nos preocupa que estén centrados únicamente en el consumo de alcohol" y concluye invitando a los adultos a utilizar la comunidad educativa para poder contener y acompañar a los jóvenes.

Por su parte desde la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires envió una guía a las instituciones donde les recomendó generar un red comunicación con los padres para que acompañen a sus hijos al establecimiento y garanticen su cuidado.

“Las y los adultas/os somos responsables cuidadoras/es de las y los jóvenes. Desde esa perspectiva, es necesario: agudizar los sentidos, captar posibles circunstancias inesperadas y realizar acciones anticipatorias” expresa.

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud