• Código Plural

La realidad se puede hacer tapa... o se puede tapar (por Maximiliano Saucedo)

De repente, Mónica Gutiérrez ya no sale en el noticiero de América sobre un bote recorriendo el conurbano bonaerense inundado. Tampoco se ve a ‘’Mariu’’ Vidal caminando por el medio del charco en sus glamorosas botas adquiridas para las ocasiones que le ameriten disfrazarse de pobre. Y lo que sucede con las inundaciones, sucede de igual forma con la inseguridad: no se la muestra, ergo, ‘’no hay más’’. Matan a una piba por día, hay salideras bancarias a diario, y la droga se propaga a una velocidad infernal en todos los ámbitos sociales, sin distinción de clase, pero ‘’si no es tapa, no pasa’’.

Esta es la principal herramienta de combate del macrismo: la construcción de una realidad paralela, alternativa, que transforman en única y legítima en los medios amigos, que aparte de ser amigos están concentrados.


Ahora, Aerolíneas Argentinas es nuevamente usada para un doble objetivo: uno, que consiste en convencer a la sociedad de que todo lo que es manejado por el Estado es ineficiente y ‘’quita recursos’’ a cosas ‘’más importantes’’. El otro, como siempre, correr el foco de la discusión, cuando éste está puesto en cuestiones que afectan la imagen y los intereses del gobierno.


Dentro de la familia Macri la preocupación por Aerolíneas es tan grande que hasta Antonia está inquieta. ‘’Yo no quiero más que mi hija me pregunte por qué te tienen que bancar todos los demás para que Aerolíneas no requiera del aporte del resto de los argentinos’’ dijo, según el presidente de la Nación, su hija de 7 años.

Todo comenzó cuando la semana pasada trabajadores de Austral y Aerolíneas Argentinas, en lucha por mejoras salariales y contra los despidos y la precarización de la low cost Flybondy, abandonaron sus puestos de trabajo y produjeron la cancelación de 258 vuelos a nivel nacional, afectando a 30.000 pasajeros pero, sobre todo, a la imagen del gobierno nacional. Éste, lejos de hacer una autocrítica, cantó el retruco, y sus dos máximos referentes salieron a atacar a los trabajadores aeronáuticos. Y lo hicieron con recursos clásicos del macrismo más descarnado: Vidal, por un lado, dijo la burrada insólita de que ‘’¿Es justo un aumento para un piloto que gana $ 200 mil cuando un docente gana $ 33 mil promedio?’’, como siempre, comparando manzanas con peras, haciendo enfrentar a trabajadores contra trabajadores, y mostrando un alarmante desconocimiento (o mintiendo) sobre el salario promedio de un docente. ¿En qué lugar del país el promedio del salario docente es de 33 mil pesos? En globolandia, seguramente. Macri, por su parte, expresó que "Con lo malgastado se podrían haber hecho obras para prevenir las inundaciones". Es el mismo modus operandi del Fútbol Para Todos ‘’con lo que se gasta en fútbol se podrían hacer 3 hospitales de alta complejidad por semana’’. ¿Qué pasó? Le sacaron el fútbol a la gente, le dieron el negocio a los amigos del presidente, y los hospitales de alta complejidad jamás se hicieron. No pusieron ni un sólo ladrillo.

El gobierno, en complicidad con los medios de comunicación, hace todos los días intentos desesperados para que los trabajadores no pongan su foco en que les robaron medio salario. En que desde que llegaron estos tipos al poder su salario vale la mitad pero las cosas en el supermercado valen el doble. Que hoy medio país hace malabares para simplemente pagar los servicios. Que el país está irremediablemente endeudado y comprometido y que salir de este desastre llevará décadas. En que el desempleo crece, lo mismo que la pobreza, la inseguridad, la inflación, la especulación financiera; y que cae la industria de forma estrepitosa, la generación de PyMES, la moral de la sociedad, y la esperanza de volver a ponernos de pie algún día.


Si notás mucho esfuerzo de parte del gobierno y los medios para instalar un tema, no te preguntes por el tema a instalar sino por el tema a ocultar bajo la alfombra. Aerolíneas ya no es un problema: cuando decidieron invitar a retirarse a Isella Constantini se acabó el problema de A.A. para el gobierno, y comenzó el desguace y la campaña de demonización. El problema es que el gobierno se da cuenta de que la clase media comenzó a mirar sus bolsillos, que no encuentra nada en ellos, y que está comenzando -finalmente- a perder la paciencia.


No permitamos que nos arreen como ovejas, que nos indiquen en dónde poner el foco de la atención con operaciones mediáticas. Nuestro foco, como trabajadores, debe estar siempre en nuestra heladera, en nuestro changuito, en nuestro bienestar y progreso. Estos son indicadores que nunca mienten, y que no necesitamos de ningún organismo estatal o externo para tener datos fidedignos.

Maximiliano Saucedo Referente FORJA Campana

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud