• Código Plural

Ganancia real frente a una tasa nominal delirante (por Natalia Salaberry, Lic. en Economía U.B.A.)

por Natalia Salaberry

Lic. en Economía, Facultad de Ciencias Económicas (F.C.E.) - Universidad de Buenos (U.B.A.). Auxiliar docente universitaria en F.C.E.

Es cierto que una forma de obtener recaudación por parte de estado es atraer inversiones financieras estableciendo una tasa de interés alta. Sin entrar a profundizar si está lo suficientemente regulado o no, dejemos de lado por un momento al estado y pensemos como nos favorece o no este tipo de inversiones.

Antes de comenzar, debemos comprender que una inversión financiera no es productiva, cuando por productiva se debe entender que existe una producción de bienes y/o servicios en contrapartida. ¿Y porque es necesaria la inversión productiva? Porque es la única que genera empleo genuino (mas allá de la necesidad de abastecer un mercado interno). Y alguien podría decir, pero como si el mercado financiero es un sector de servicios, entonces genera empleo en ese sector. Si, es cierto, pero la diferencia principal es que, por cada puesto de trabajo en el sector financiero, podrían existir 10, 100 o 1000 en el sector productivo. Entonces la pregunta es, ¿sirve realmente?


No obstante, hagamos el siguiente ejercicio. Supongamos que invertimos un peso a plazo fijo (considerando que así fuera posible, ya que el monto mínimo de inversión es muy superior, solo se toma ese monto a afines de ejemplificar sencillamente). En el mes de octubre la TNA (tasa nominal anual) es del 72%. Entonces, ¿es real que ganamos 72 centavos de peso por cada peso invertido? La respuesta es no. ¿Y porque no? Porque la inflación acumulada de octubre es del 45.9% (46% a fines práctico). Entonces en vez de tener en términos reales 72 centavos de peso, estamos obteniendo 39 centavos de peso. Siempre debemos pensar en términos reales (esa palabrita que tanto usamos los economistas) no por capricho, sino porque es lo que efectivamente vamos a poder hacer con el dinero ganado que se obtuvo. Ahora bien, en definitiva se obtuvo ganancia. Claro que sí, se obtuvo, es innegable. Pero no obtenemos el 72%, obtenemos el 39%.

No obstante, pensemos como es el impacto en su conjunto. La primer cuestión que surge es ¿quiénes tienen capacidad de ahorro? Porque para hacer una inversión como la del ejercicio anterior, hay que poseer capacidad de ahorro. Si alrededor del 80% de quienes poseen un empleo formal, ganan 28.000 pesos mensuales o menos, no hay ninguna duda de que no hay margen de ahorro. Y si estas dentro del sector que si tiene una capacidad de ahorro, no te dejes en engañar por un número desopilante y tomate un minuto para hacer un ejercicio sencillo como el expuesto y de ese modo saber realmente que es lo que vas a ganar. Y no hay que olvidarse de una cuestión adicional, en aquel sencillo ejemplo no se esta teniendo en cuenta el costo de impuestos, ni los cotos administrativos financieros adicionales. Por lo tanto, ni siquiera el 39% es ganancia real.

La segunda cuestión que surge es que una tasa de este tipo impacta directamente en la tasa de financiamiento. Es decir, si necesitas un prestamos personal por urgencia o para iniciar un proyecto, ¿a qué tasa te lo otorgan? Al mismo nivel mencionado (o muy similar. Quizá obtengas una tasa del 62%, pero a eso debes sumarle un costo financiero adicional que incluye cuestiones administrativas entre otros, por lo que muy probablemente termine superando el nivel ya mencionado. De hecho, el costo financiero total supera el 100% en todos y cada uno de los casos). Y crees posible que, o tu ingreso va a crecer al 72% como para cubrir ese costo o que tus ventas (en el caso de que sea una inversión productiva) te va a otorgar un margen de ganancia tal que ya de base te permita destinar un 72% al pago de interés? No hace falta ser un experto para comprender que de ninguna manera esto es posible en la situación actual.

Y por último mencionar una tercera cuestión. Frente a una situación de recesión, no hay posibilidades de prever un escenario optimista, por lo cual embarcarse en una inversión productiva a este nivel de tasa es un destino al fracaso. Una tasa de esta magnitud es tan solo una vía de escape para recaudar en un casino financiero, que no genera absolutamente ningún beneficio para la sociedad argentina, más bien todo lo contrario, porque como es bien conocido, los capitales que realizan inversiones actualmente en el mercado financiero argentino no son de origen nacional. Esto hace, ya no solo que la inversión no sea productiva, sino que ni siquiera la ganancia que obtienen queda en el mercado interno.

Por ello es importante, que si bien en la individualidad podes ser afortunado de obtener una ganancia financiera como hicimos en el ejercicio, también es cierto que es una burbuja que va a explotar de no cambiarse el rumbo. Pretender niveles de tasa desopilante para únicamente tapar el sol con un dedo, es decir, obtener rápidamente ingresos por parte del estado para hacer frente a los vencimientos de deuda en puerta, es condenar al 90% de la población al fracaso.

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud