top of page
  • Código Plural

''Estamos muy felices de seguir ayudando a la comunidad de Campana''

Lo dijo el funcionario de la Cancillería Alejo Sarna, que lleva adelante la recuperación de rezagos de aduana para ser transformados en beneficios para la sociedad campanense. En esta oportunidad, fueron la sociedad de fomento del Barrio del Pino y el Club Otamendi los beneficiados, que recibieron dos cocinas nuevas.

Alejo Sarna, los concejales Leonardo Midón y Julieta Ramírez, y parte de la C.D. de la Soc. de Fomento del Barrio Del Pino junto a la flamante cocina a gas recuperada de la Aduana.

Desde la Sub Secretaría de Asuntos Políticos de la Presidencia de la Nación están realizando el trabajo de convertir los rezagos de aduana, que son productos que intentan ingresar de forma ilegal al país, en beneficio para la sociedad argentina, pasando a formar parte del Estado para luego ser brindados a la comunidad.

A partir de la gestión del Director de Organizaciones Intermedias y Diplomacia Pública de la Cancillería, Alejo Sarna, se logró que la ciudad fuera incluida en esta política.

Los primeros beneficiados fueron los Bomberos Voluntarios de la ciudad, quienes recibieron electrodomésticos para la cocina de su nuevo destacamento. Y ahora fue el turno del Club Otamendi y de la sociedad de fomento del Barrio del Pino.


Durante la pandemia, la Sociedad de Fomento del Barrio del Pino colaboró de manera ininterrumpida con su barrio. A su término, mantuvieron compromiso, y por eso la cocina les fue muy importante para poder seguir brindando ayuda a la gente del barrio.


Por su parte el Club Otamendi comenzó hace un tiempo la tarea de dejar en óptimas condiciones su cancha y sus instalaciones. Desde su Comisión Directiva se mostraron muy agradecidos, y manifestaron “es muy lindo esto porque nosotros nos vamos, pero esto queda para los chicos”.

Sarna junto a directivos y deportistas del Club Otamendi.

Por otro lado, Sarna manifestó que “Es muy lindo poder brindar esta ayuda a los vecinos de Campana. La política de aprovechar los rezagos de aduana nos permite llegar a lugares donde el trabajo comunitario es fundamental para el desarrollo de la ciudad. Además, es una manera de reconocer también el trabajo que realizan las sociedades de fomento y los clubes en nuestra ciudad y por eso estamos muy contentos”.