• Código Plural

Carencias y frustraciones (por Miguel A. Di Fino)

“…Los que, como quien esto firma, busquen el verdadero origen del calificativo verificarán que hay dos pistas. En plena guerra de Malvinas, en junio de 1982, la periodista italiana Oriana Fallaci entrevistó al general- dictador Leopoldo Galtieri. Esa es una. La otra ocurrió cuando en 1983, en su programa Tiempo Nuevo por Canal 13 Fallaci fue entrevistada por Bernardo Neustadt. Una curiosidad es que, en las transcripciones disponibles de los dos reportajes –durísimas ambas– la frase tal como la venimos escuchando y utilizando hasta hoy (“Los argentinos tienen adentro un enano fascista”) no figura en boca de la aguda cronista, y menos en las de sus interlocutores. Eso no quiere decir que la patología no sea real. Vaya si existe [...] Y suma otros aspectos capaces de hacer flamear las insignias fascistas: legitimar la dominación de los sectores de poder; profundizar la distribución regresiva de la riqueza; operar a favor del capital transnacional y globalizado; alentar la concentración mediática que conduce a la limitación del ejercicio del periodismo y, como si fuera poco, dañar la capacidad organizativa de los sectores populares y hostigar y perseguir a grupos de población a los que se responsabilizan de distintas frustraciones y carencias…”

  • “El enano fascista, ¿nace o se hace?” por Carlos Ulanovsky - El Cohete A La Luna (26/07/2020) [link]

“…Vicentín es mucho más que un conglomerado económico. Se respalda en ese poderío para proyectar su influencia sobre todo en la política, pero también en los medios y en la Justicia. La operatoria solamente hubiera podido funcionar amparada en esa trama vigorosa de influencias. Ahora, en coincidencia con los directivos que los financiaron, ese bloque demoledor de política, funcionarios judiciales, periodistas y corporaciones mediáticas se puso en movimiento para rechazar la expropiación propuesta por el gobierno…”

  • “El banderazo por Vicentín: La fuerza del dinero” por Luis Bruschtein - Página/12 (20/06/2020) [link]

“¿Dónde está Facundo Castro?”


“Clarín miente. La Nación acompaña”


“Libertad a Milagro Sala”


“Abella es Macri”

¿Por qué más de uno atribuye actitudes, conductas cuasi fascistas a quienes abogan –y tratan de actuar en consecuencia-, para que Vicentin garpe lo que irregularmente obtuvo con el favor –y el fervor macrista-, en el postrero momento en que se sabía perdidoso…?, ¿son los laburantes, a los que se les adeudan salarios, los cooperativistas, productores, los responsables del fracaso de una empresa de tal porte…?, ¿es un gobierno con legitimidad y representatividad mayoritaria –con siete meses de gestión-, el responsable del desaguisado de una empresa de tal envergadura…?, ¿por qué promover cambios en un poder judicial atravesado por sus propias inconsistencias, y las que potencian las corporaciones mediáticas, resultaría vejatorio de los males y desmanes que realizó el macrismo en su paso por la gestión pública durante su gestión…?, ¿por qué se metamorfosea, a través de la Historia argenta, el visceral antiperonismo que agrietó, de mínima, a la Patria argenta desde el golpe del `55…?


Las explicaciones serían variadas según el proyecto de país que se pretenda construir, ahora o en la pospandemia; aunque resultaría inocultable también considerar como el conservadurismo liberal y fascistoide argentino, se reconfiguró y contó –cuenta- con aliados en la concentración mediática existente. ¿Alguien puede afirmar que La Nazión abogó por una sociedad pluralista, integradora, igualitaria desde los albores de su fundación…?, ¿cómo…?, ¿apoyando desde sus páginas el exterminio de pueblos originarios en el S.XIX o la infame dictadura cívico-militar en el S.XX…?; ¿y Clarín…?, apoyando su fundador en la década del `30, un acto de apoyo al Führer en el Luna Park o, también, a la misma dictadura de los `70, o apropiándose de Papel Prensa, o promoviendo operaciones de prensa sobre los que considera sus “enemigos”…¿esto es lo que defienden quienes odian a los “negro cabeza”, a CFK y a tantxs otrxs a los que niega y denigra…?

Cierto: muchas preguntas, especulativas unas, abiertas otras, pero que conforman una mínima parte de la furia fascista que supone que la pandemia es la culpable de todos los males actuales y no un sistema capitalista, fascistizado, reaccionario, que también terminará devorándolos a ellos, los “defensores de la libertad”…


Así, si bien lo pandémico ocupa mucho espacio de agendas políticas y periodísticas locales, detenerse a observar hechos, situaciones, que hacen a lo cotidiano en el pueblo, en donde lo político-institucional a nivel municipal resulta azaroso, ya que la ciudadanía campanera, en general, desconoce fehacientemente políticas concretas que el “Unicato abellista” aplica en la gestión, no sólo frente a la pandemia sino ante los alcances y las formas de gestionar, en un espacio político-institucional que se asemeja a un compartimento estanco por el que sólo circulan las prácticas oficialistas del momento, omitiendo posibilidades de que la ciudadanía –ni hablar de la oposición-, tome conocimiento de la aplicación de acciones que inciden en su vida comunitaria.


Alguna vez se acuñó la “idea fuerza” de que Campana era una “isla”, basado tal criterio en la “pujanza” industrial y/o comercial, tanto como el hecho de niveles de empleo que diferenciaban al pago chico de otros provinciales; lo que se omitía decir se refiere a que la apreciación se afincó durante la dictadura cívico-militar, y que no se daba cuenta de secuestros, detenciones, desapariciones, de decenas de trabajadorxs, profesionales, familias, en ningún medio local y zonal, salvo la info que difundía el aparato represivo en la zona Campana/Zárate.


Esto pasaba en la “isla” y hoy, en democracia –con todas las limitaciones que puedan existir-, el compartimento estanco municipal, está obturado para conocer cómo funciona, opera, realmente la institucionalidad que maneja la mayoría en el Honorable o el accionar del ejecutivo municipal macrista. Porque se puede observar que ni los ediles opositores acceden a información sobre las distintas áreas de gestión; por lo que “se ve” en la imagen del conjunto, pocos deben saber a cuánto ascienden los montos salariales que se abonan mensualmente: ¿el municipio no puede afrontar tal erogación, necesita de partidas provinciales…?, ¿tan “elevados” son los salarios que perciben lxs municipales…?, ¿los montos se acordaron o acuerdan en paritarias…?; ¿incide en la situación el gasto en salud, cuánto se destina, de qué forma…?, ¿está “todo bien” en el Hospi como sostiene el bólido intendente…?; ¿ a qué montos asciende el gasto corriente municipal…?; ¿qué niveles de “transparencia” cobija sobre sí el “Unicato abellista”…?

Ocurren también cuestiones que exceden el plano burocrático-administrativo municipal, referidas a que no hay certezas respecto a los fenómenos de cooptación con los que opera el municipio sobre las necesidades de incontables vecinxs, o los acuerdos intersectoriales que tenga a nivel comunitario, tanto con instituciones, actores sociales o el arco opositor…En tal sentido, que se intente destacar que la muni “done” mercadería a comedores y merenderos, no es lesivo en absoluto; lo que resulta discutible, rebatible, criticable, remite a que en pandemia o sin ella, el Estado municipal debería aportar para que las necesidades básicas insatisfechas de numerosxs vecinxs, no existan y lo que “done” sea un plus que ayude a comedores y merenderos; probablemente lo más acertado sería conocer qué cantidad y calidad de alimentos son necesarios para afrontar la demanda que vecinxs solidarixs y comprometidxs, asumen todos los días en sus barriadas, para lo cual el aporte del voluntariado local es fundamental: sea la militancia de diversos espacios políticos; instituciones sociales, deportivas,sindicales o, simplemente, de actorxs sociales comprometidxs con la comunidad.


Entonces, ¿cuál sería el “piso básico” para dar respuesta a la demanda alimentaria local…?; uno de los espacios solidarios que aporta, calcula en 3000 personas (tal vez más) las que recurren a comedores y merenderos locales; otro aporte lo haría el Consejo Escolar con el sostenimiento de comedores escolares que estén funcionando, pero lo que debe quedar claro es que es Estado (municipal, provincial o nacional), siempre debe asistir a la población vulnerable de la comunidad, más allá de cooptaciones que operan en espacios barriales, y más allá de que la lógica -de la que hacía gala el Hada Buena en su gestión-, haya sido reducir, ajustar sobre el hambre de los sectores populares. Campana incluida.

Por otro lado, la conflictiva surgida por el acoso sexual a una compañera municipal -por parte del Secretario de Prensa y Comunicación, Martín “Manotas” Seguín-, y que significó fuera denunciado primero a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y en la UFI Nro. 3 de Campana, exhibe otro silencio en la gestión abellista: el quia, ¿sigue en funciones…?, ¿avanza el sumario administrativo que le corresponde…?, ¿en qué estado está la denuncia realizada en la fiscalía…?, ¿avanza…?, ¿se tomó algún testimonio a quien debería ser separado del cargo…?, el sector de género radical/cambiemita, ¿se ha expedido, investigado, analizado, repudiado, lo ocurrido a la empleada municipal…?, considérese que el hecho fue denunciado en el mes de marzo…y el quia sigue en su cargo; ¿y la compañera abusada…?, ¿en qué condiciones laborales se sigue desempeñando…?, el sindicato, ¿ha tomado acciones al respecto…?, ¿se cumplen las normas previstas para salvaguardar la integridad física y síquica de la agredida…?


En sentido paralelo, lo acontecido con el funcionario forastero contador Julio Olivastri, Secretario de Economía y Hacienda, por sus amenazantes diatribas a subordinados, desde la posición de poder burocrático-laboral que detenta, agrega otro elemento para una “transparencia” que existe para el “marketing” macrista local, pero que no se verifica en la práctica (laboral para el caso); esto para quienes consideren que la relación entre trabajadorxs y funcionarixs del Estado, debería darse en un marco de una sintonía laboral que, está a la vista, se ha vulnerado.

Es probable que haya campanerxs que demoren en tomar conciencia de que Abella es Macri, aun cuando algunx se congratule con que el abellismo llegué a asistir a vecinxs en el continentes o en las islas, lo que no redime al “Unicato” y “ad lateres” por la falta de “transparencia” que dicen tener en su accionar en la gestión municipal.


Probablemente más de unx descubrirá si lo que se padece es una sueño o una pesadilla, en la que “lo neoliberal” no pierde vigencia en la pago chico, o si no se consolida un arco opositor que esté dispuesto a integrar, más que sumar; a incluir, más que marginar, a un posible gobierno de coalición…¿estarán pensando y accionando en tal sentido…?


La historia continúa. Vos ve.


Miguel A. Di Fino

https://www.facebook.com/LaDomingueraCampana

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar