• Código Plural

Leyes con nombre de mujer

En la última sesión de diputados se sancionaron la Ley Justina y la Ley Brisa. A raíz de la lucha de dos pequeñas se impulsó un cambio en las políticas a nivel nacional. Con la Ley Brisa el estado deberá resarcir a todos los hijos de víctimas de femicidios, y con la Ley Justina se estipula que todos somos donantes.

El pasado miércoles, por unanimidad, la Cámara de Diputados sancionó la Ley Brisa y la Ley Justina. La primera dicta que el estado le de una pensión a los hijos de aquellas mujeres que hayan sido víctimas de femicidios. Por su parte, la Ley Justina dispone que todas las personas mayores de edad pasen a ser donantes, a menos que dejen constancia de lo contrario.


Diputados convirtió en Ley la reparación a hijos e hijas de madres víctimas de femicidios. La decisión fue unánime: 203 votos a favor, sin abstenciones ni votos en contra. Establece una reparación, equivalente a una jubilación mínima, para las niñas, niños, adolescentes o jóvenes cuyo padre haya sido procesado o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de femicidio contra su madre. La reparación es hasta que cumplan 21 años, y en el caso de tener alguna discapacidad, es de por vida.


Estos niños son las víctimas colaterales de los femicidios: de 2008 a hoy casi 3.500 hijos e hijas se quedaron sin sus madres porque fueron asesinadas. Se llama “reparación” porque se entiende que el Estado es responsable de garantizar salud, educación, alimentación y una vida digna. Además, muchas de estas mujeres ya habían denunciado a estos varones por violencia de género.


Fue impulsada por la Asociación Civil La Casa del Encuentro y le pusieron como nombre “Ley Brisa” por la hija menor de Daiana de los Angeles Barrionuevo. Daiana desapareció el 20 de diciembre de 2014, y luego su cuerpo fue encontrado el 10 de enero dentro de una bolsa en un arroyo en Moreno. Detuvieron como principal sospechoso del crimen a su ex pareja Iván Rodríguez, con quien tenían 3 hijos: Elías y Tobías, gemelos de 7 años, y Brisa, de 3 años, que quedaron a cargo de su abuelo. Como éste no podía mantenerlos, salió a pedir ayuda a los medios.

La nueva Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, más conocida como “ley Justina”, decreta que todos los mayores de edad pasen a ser donantes, a menos que dejen constancia de lo contrario. El proyecto aprobado fue elaborado en conjunto con el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), y lleva el nombre en honor a Justina Lo Cane, la niña de 12 años que falleció en noviembre pasado mientras esperaba un corazón para ser trasplantada.


El texto promueve la incorporación en los centros de salud de profesionales entrenados en la promoción de la donación y la detección de potenciales donantes. Además de integrar principios bioéticos que protegen a los donantes y los receptores, la iniciativa promueve la autosuficiencia del sistema. Prevé la donación cruzada (entre dos parejas de donante/receptor no relacionadas pero compatibles) para los trasplantes de riñón sin intervención judicial y obliga a los profesionales a notificar al INCUCAI la indicación de diálisis o trasplante renal.


Se cree que hay unas 7 mil personas en la lista de espera del INCUCAI y se estima que con esta ley muchas puedan acceder a los órganos que necesitan para mejorar su calidad de vida.


Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud