• Código Plural

Coronavirus: ¿Rusia tiene la vacuna?

Actualizado: 11 ago 2020

El gobierno ruso informó que en los próximos días registrará la vacuna contra el coronavirus. Está sorpresiva noticia disparó las especulaciones, y aunque desde la OMS llaman a ser cautos, desde Rusia advierten que en septiembre comenzarán con las pruebas masivas y en octubre a aplicarla.

Rusia, una vez más a la vanguardia mundial de la ciencia y la tecnología

Rememorando la carrera espacial durante la Guerra Fría, en la actualidad las potencias mundiales se encuentran en una contienda de similares características en torno a la vacuna contra el Covid-19. Hace algunas semanas se conoció que existen cuatro laboratorios que se encuentran en la etapa 3 de la investigación, es decir, haciendo pruebas en grandes cantidades de personas. Pero de manera sorpresiva, el gobierno ruso comunicó que para los próximos días su vacuna ya podría ser registrada, lo que significa un paso enorme para poder salir de la pandemia. Pero, a la vez, comenzó la polémica sobre la falta de pruebas realizadas y la posibilidad de que existan efectos secundarios.


¿Qué sabemos de la vacuna rusa? Para empezar, que fue creada por el Centro de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú (NITsEM en sus siglas en ruso), y que en los ensayos clínicos, que tenían como objetivo evaluar su seguridad y los efectos en el organismo, participaron un total de 38 voluntarios de entre 18 y 60 años. Los médicos dieron la investigación por exitosa y concluyeron que la vacuna es segura y que al final del proceso "todos los voluntarios tenían inmunidad". Según afirmaron, la protección máxima se forma tres semanas después de la inyección, cuando se desencadena la respuesta del sistema inmunológico.

Su composición tiene algunas particularidades, porque a diferencia de las otras vacunas, ésta se compone de dos dosis y fue creada de forma artificial sin ningún elemento del Coronavirus en su composición. Además, está en forma liofilizada y es un polvo para preparar una disolución que se administra por vía intravenosa. Los científicos rusos aseguran que la vacuna se ha desarrollado rápidamente porque es una versión modificada de una ya creada para luchar contra otras enfermedades y por ello, el director del centro Gamaleya, Alexánder Guíntsburg, ha dejado en claro que la vacunación no puede provocar Covid-19.


Según trascendió, los primeros en recibir la inyección serán los trabajadores de la salud y las personas de mayor edad, es decir, los sectores de la población más vulnerables. Los niños serán los últimos en recibirla.


No existe información precisa sobre qué cantidad de anticuerpos fue detectada en los voluntarios, ni tampoco detallaron qué concentración es la que garantiza esa inmunidad que destacaron tras los primeros ensayos clínicos. Asimismo, determinar la eficacia de una vacuna puede llevar años. En este caso, debido a la novedad en torno al Covid-19, tampoco existe conocimiento sobre qué concentración de anticuerpos es necesaria para hablar de inmunidad, y es conocido que la concentración de los anticuerpos del Covid-19 disminuye rápido con el tiempo. Finalmente, tampoco se sabe si esta última característica del virus puede influir en la resistencia del organismo y, por lo tanto, la eficacia de la vacuna.

Ahora bien, ¿cuál es la polémica en torno a este medicamento? En primera instancia, que sea Rusa. Tan solo eso hace que un importante sector económico y mediático lo cuestione. Hasta se apeló a la disuelta Unión Soviética para desestimarla. Sobre las investigaciones propiamente dichas, los cuestionamientos radican en la poca cantidad de pruebas realizadas. La Organización Mundial de la Salud no la incluyó en la lista de las vacunas más avanzadas y Anthony Fauci, un experto estadounidense en enfermedades infecciosas, advirtió que cree que los sistemas reguladores son más opacos que en Occidente. “Las afirmaciones de que tienen una vacuna lista para distribuir antes de hacer las pruebas son, cuanto menos, problemáticas”, expresó.

Pruebas en Argentina:


Paralelamente a los descubrimientos rusos, los otros laboratorios continúan realizando las pruebas masivas. Este lunes comenzaron las pruebas en el Hospital Militar de la vacunas que desarrollaron conjuntamente las empresas Pfizer y Biontech. La vacuna se está testeando también en Brasil, Estados Unidos y Alemania. Desde el laboratorio Pfizer estiman que si todo se desarrolla correctamente a fin de año comenzaría a producirse en masa.