• Código Plural

Balance positivo y significativa la labor de la Dirección de Discapacidad durante 2021

Desde el área municipal hicieron un racconto de las propuestas del Observatorio sobre los derechos de las personas con discapacidad durante el año que acaba de finalizar. Además, se refirieron a la necesidad de modificar las acciones y actividades en respuesta a la versátil demanda desde su creación a la fecha.

Fiore y Pons se refirieron a la importante labor que se realiza a través del Observatorio creado en 2018.

Luego de que se promulgara la Ordenanza Municipal Nº 6751 en el 2018, el Observatorio sobre los derechos de las personas con discapacidad” trabajó incesantemente a través de la Secretaría Salud.

A tres años de su creación, el subsecretario de Desarrollo Humano, Mariano Fiore, y la directora de Discapacidad, Márgara Pons, hicieron un balance que calificaron como “positivo” y “sumamente significativo”.

Además destacaron la versatilidad de esta herramienta que “supo, con pandemia de por medio, adaptarse a la demanda de dicha población”.

Pons detalló que, en el 2019, este Observatorio permitió la confección de grupos de trabajo de distintos sectores de la comunidad. Así, con la participación de instituciones públicas y privadas, referentes educativos, sociales y de salud, se desarrollaron políticas y estrategias vinculadas al área de educación.

“El objetivo inicial era, cada año, enfocarnos en una temática distinta. Sin embargo, la pandemia del 2020 nos obligó a todos a rever la situación y trabajar sobre la urgencia que nos exigía el COVID-19”, añadió.

Asimismo, explicó que durante este 2021, se reformuló una vez más la estrategia. Inicialmente, utilizando la tecnología, se dictaron charlas en forma online sobre Autismo, Determinación de capacidad jurídica y Trastornos del lenguaje.

El Observatorio se constituyó, de esta manera, como un espacio para generar acciones dentro de lo permitido por los protocolos de COVID. El fin fue que pudiera llegar a la mayoría de las personas con discapacidad y sus familias para trabajar sobre sus derechos.

“Pero también sumamos otras propuestas. Acompañamos primero en la tramitación de los certificados únicos de discapacidad. Luego, chequeamos que el CUD sea consecuente con lo que se solicita. Es decir, con el pedido que la familia hace a la obra social”, agregó Pons.

Esta última resultó ser una de las herramientas más valiosas del Observatorio en el 2021 pues hicieron hincapié en el asesoramiento: “No contamos con abogados, pero sí empoderamos a las familias con la información que necesitan para poder llevar adelante el pedido que requiere la persona con discapacidad”.

Según detalló Pons, estadísticamente una persona con discapacidad tiene un 25% mayor de gastos que una persona sin discapacidad.

“Es necesario, -enfatizó- que la comunidad tenga conocimiento que Ley 24.901 genera el acceso gratuito al 100% de las personas con discapacidad al tratamiento, medicamentos, prestaciones o lo que considere el médico de cabecera en tanto estos sean inherentes a la discapacidad en cuestión”, cerró.

Por su parte, Fiore resaltó que “este Observatorio surge con la necesidad de acercarnos al vecino. Resultó ser una herramienta eficaz. Logramos construir un espacio donde trabajar sobre la concientización acerca de los derechos de las personas con discapacidad”.

“También –acotó- para entender que ganamos todos, si construimos una ciudad más inclusiva y más accesible”.

Para lograr este propósito, Fiore destacó la constitución de un equipo de profesionales idóneos y la labor comprometida y calificada del personal administrativo.

“Desde el inicio de nuestra gestión tuvimos el interés común en bregar por los derechos de las personas. Abrimos el espacio de la Dirección a otras instituciones y eso sin duda es un desafío para nosotros. En definitiva, nos reconforta poder ayudar”, completó.

Por último, ambos coincidieron en destacar que las proyecciones para el 2022, “son muy optimistas”, el objetivo será tener nuevamente en marcha los grupos de trabajo para escuchar todas las voces.

El fin será “construir una política genuinamente inclusiva donde se compartan opiniones y experiencias. Ese es el espíritu del Observatorio”.