• Código Plural

Viviana Kurtz ''Estamos inmersos en un modelo de negacionismo e invisibilización absoluto''

A 43 años del golpe institucional que dio inicio al capítulo más oscuro y sangriento de nuestra historia como país, y con el objetivo de aportar a la construcción y reconstrucción de la Memoria, Código Plural contactó a distintas personas que, por distintas razones, son portadoras de voces que merecen ser oídas, en especial en esta fecha tan sensible. Una de ellas es Viviana Kurtz, docente, comunicadora social, militante por la justicia social y una fiel creyente de que solo la educación cambiará el mundo. Leé la entrevista que le realizamos a continuación.

Se cumplen hoy 43 años del golpe de Estado que dio inicio al Proceso de Reorganización Nacional, el capítulo más oscuro y sangriento de nuestra historia como país. Una junta militar integrada por los comandantes de las tres Fuerzas Armadas Argentinas, con participación clave y necesaria de sectores empresarios y civiles, tomó el poder por la fuerza como parte del famoso Plan Condor, que buscó instalar en la región regímenes neoliberales.


Tras el retorno de la democracia en 1983, y con un dramático saldo de 30.000 desaparecidos, y la devastación económica y productiva del país, Argentina lucha para que el grito de #NuncaMás sea ensordecedor. Para que la Memoria, la Verdad y la Justicia prevalezcan. Porque, por más esfuerzos que hagan por ocultar o tergiversar la historia los grupos de poder, los medios masivos, y los grandes sectores empresarios que aun no han pagado por sus crímenes, fue un genocidio. Porque fueron 30000.


Con el objetivo de aportar a la construcción y reconstrucción de la Memoria, Código Plural contactó a distintas personas que, por distintas razones, son portadoras de voces que merecen ser oídas, en especial en esta fecha tan sensible.


Una de ellas es Viviana Kurtz, docente, comunicadora social, militante por la justicia social y una fiel creyente de que la solo la educación cambiará el mundo. Leé la entrevista que le hicimos a Vivi -compañera de carrera de ambos editores de Código Plural- a continuación:

  • En la escuela primaria y secundaria ¿se dictan contenidos dignos, completos, y realmente generadores de toma de conciencia sobre lo que pasó en Argentina entre 1976 y 1983?

No trabajo en Nivel Primario, sí puedo decirte que en secundario estos contenidos son abordados año tras año. Conozco muchos docentes comprometidos que hacen todo cuanto esté a su alcance con el propósito de generar conciencia acerca de lo que sucedió en nuestro país y en latinoamérica, en esos oscuros años.

Más allá de éso, la formación de conciencia no es algo que un docente lo trabaje a lo largo de la semana o el mes en cuestión. Generar conciencia es un trabajo de todos los días, lo cotidiano nos enfrenta con innumerables situaciones que necesitan respuestas, acciones y actitudes donde se reflejan posiciones y empatías, o no. 

Es una tarea ardua y constante el mantener viva la memoria, no me arriesgo a establecer que "los contenidos sean completos", como me preguntás, la historia es un devenir de sucesos que se originan en otros anteriores. Lo importante, a mi criterio, es despertar la inquietud y la pregunta; y si ésto se instala, es un camino sin retorno que abre la mirada de las nuevas generaciones a interpretaciones más amplias, conexas e inclusivas.

  • Hay algún episodio concreto de aquella época que te haya marcado, y cuya marca esté con vos hasta hoy? Analizándolo desde el presente, ¿qué nivel de conciencia real respecto a lo que estaba pasando tenías?

En el 76' yo tenía 14 años, iba al secundario. No puedo considerar que tenía conciencia de lo que sucedía, pero sí puedo decir que intuitivamente, lo que veía "me hacía ruido", "no me cerraba". 


Siempre digo que los hechos comienzan a comprenderse y dimensionarse luego de que van sucediendo. En la medida en que pasaba por la escuela, era crítica con contenidos que nos daban a leer, todo era "una gran prohibición", hasta lo más mínimo; y a esa edad uno ama la libertad, -a esta edad y en todo momento de mi vida, también-. 


Un día un preceptor me sugirió que no usara tanta bijou; solía ponerme muchos collares. Me dio más risa que bronca, me costaba comprender su imbecilísmo, obvio que seguí yendo a la escuela con mis colgantes y me retaba cada vez que me cruzaba y me los veía.

Me crié en una familia donde siempre se habló todo y de todo, digamos que era una familia bastante atípica para el modelo aceptado culturalmente; además siempre tuvimos un profundo sentido de clase. Nos crió una madre sola, con tres hijos, luchadora hasta la muerte y contestataria. Imagináte

Un recuerdo: mi recuerdo es una imagen en blanco y negro, te diría. Era muy temprano, pleno invierno, mucho frío, oscuro. El colectivo de línea me llevaba a la escuela y debió detenerse por un operativo militar. Uno de los varios camiones verdes en los que andaban, cargaba gente, eran obreros en su mayoría. Uno de ellos quedó en mi memoria para siempre, su ropa de laburo, su bolsito, su cuerpo que se veía con frío, esperaba ahí arriba a que el vehículo arranque. En silencio, asustado. Lo miré desde la ventanilla, me impactó su imagen. Siempre que recuerdo esa escena, -tan aleccionadora para un grupo de adolescentes que viaja a la escuela-, Nada estaba librado al azar; pienso qué habrá sido de él, quién era, cuál era su vida, qué sentiría en ese momento y ante esos interrogantes aflora el ferviente deseo de que no esté entre la lista de los 30.000. Evocarlo me conmueve.
  • Con respecto a los genocidas que quedan vivos, como el ''Tigre'' Etchecolatz, ¿qué sentís cuando se habla de ''2x1'', de prisión domiciliaria, o incluso de ''reconciliación''?

Te lo sintetizo: NI OLVIDO, NI PERDÓN, NI RECONCILIACIÓN

  • ¿Qué paso entre 2015 y hoy, que de repente el ''Nunca más'' ya no suena a algo unánime? ¿Notás que se fogonea mucho la teoría de los dos demonios, especialmente desde los medios masivos? ¿Qué sentís cuando funcionarios públicos como Nicolás Massot, Darío Lopérfido, Gómez Centurión, e incluso el propio presidente Macri, niegan el número de desaparecidos? ¿Lo que pasó entre 1976 y 1983... fue una ''guerra sucia'', como dijo Macri?

Estamos inmersos en un modelo de negacionismo e invisibilización absoluto. Los medios de comunicación vendidos al mejor postor han hecho un trabajo "impecable". 


Fogonear con la teoría de los dos demonios es inescindible a la política que lleva a cabo el neoliberalismo, no puede funcionar de otro modo y para ello cuentan con muchos personajes como los que nombraste, funcionales y serviles.


Entiendo que es justamente ésto lo que pasó, se trabajó y se trabaja sin prisa y sin pausa en la performance de un constructo social orientado al logro de objetivos  de destrucción del campo simbólico y tangible.

  • Campana está llena de Centros Clandestinos de Detención, y hay una extensa lista de desaparecidos de la ciudad. ¿Por qué creés que, a pesar de todo esto, el tema de la Memoria no parece ser relevante o prioritario para Campana?

Campana es una ciudad muy particular, no difiere demasiado de lo que era entonces. Es verdad que hoy participa más gente, hay un giro en la conciencia y en el compromiso pero falta mucho todavía. 

Quién te dice?, tal vez, el peor de los tiempos sea el mejor para desarrollar un poco de empatía, sensibilidad, sentido de otredad, de clase y conciencia de que todos somos susceptibles de padecer los "mismos males", (por decirlo de algún modo), ante el antojo de los poderosos...

#Memoria #Verdad #Justicia #NuncaMás #FueUnGenocidio #Fueron30000

Viviana Kurtz

Docente Comunicadora social

Militante por la justicia social

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar