• Código Plural

Soledad Alonso y Carlos Ortega visitaron el Club Alumni

Los legisladores se presentaron el jueves por la tarde para ofrecer ayuda a la flamante comisión del histórico club, que manifestó sus intenciones de mejorar la situación actual de la entidad tras años de abandono, y detalló cuáles son sus planes de cara al futuro.

Alonso y Ortega junto a dirigentes del Alumni, en la entrada del club

El pasado jueves, la diputada provincial Soledad Alonso y el diputado nacional Carlos “Toro” Ortega visitaron las instalaciones del Club Alumni para reunirse con la flamante Comisión Directiva de la entidad y ponerse a su disposición para encaminar la regularización legal de la institución que, por ejemplo, al día de hoy no cuenta aún con Personería Jurídica.


La C.D., presidida por Mauricio Órdenes, sostiene que su objetivo principal “es dejar todos los papeles en orden, estar inscriptos como corresponde ante la ley, y poder contribuir con los socios del club y la comunidad de Campana. Todo este trabajo no es sólo para nosotros sino que nos planteamos abrir nuestras puertas a los vecinos, con honestidad y transparencia, que son nuestros dos pilares”.

La diputada Alonso fue muy clara desde el principio: “Sabemos que el contexto actual de pandemia dificulta la supervivencia de diferentes asociaciones de nuestra ciudad y hay clubes de barrio que están desapareciendo. Nos acercamos porque consideramos que es un problema de interés social y es esencial que nosotros, los políticos, estemos atentos y brindemos apoyo. Desde el club nos informaron sus inquietudes e ideas como grupo y de cara al futuro, y nosotros nos ofrecimos para ayudar en lo que podamos”.


“Para mi es muy emotivo estar acá de nuevo. Tengo mucho cariño por el club, siempre nos han recibido con los brazos abiertos y han sido muy amables con nosotros”, afirmó, por su parte, Carlos Ortega, en referencia a los actos y reuniones que el peronismo ha llevado a cabo en sus instalaciones, como aquel mítico cierre de campaña del año 2007, junto a Jorge Varela y Stella Maris Giroldi.

El Club Alumni ha sido históricamente lugar de encuentro del peronismo campanense

“La idea es presentar la nueva comisión, elegida el 17 de abril de este año, y nos hicimos cargo del club para levantarlo e ir creciendo poco a poco, hoy ya somos más de 50 socios activos. Como no sabemos cómo estamos legalmente ante la provincia invitamos a Soledad y a Carlos para que nos ayuden. Una intervención es esencial para sortear la burocracia con la que nos enfrentamos por muchos años, sin poder hacer avances y perdiendo mucha plata en el camino. Asumimos sin Personería Jurídica y nuestro expediente está abierto desde el año 1963, siendo que el club se fundó en el año ’42, casi 80 años atrás”, explicó el Secretario Humberto Órdenes, quién además agregó: “Desde la conformación de esta comisión, decidimos dejar los problemas en la puerta y arrancar de cero. La situación previa era de gran abandono por al menos 10 años, una situación que nos entristecía y decidimos tomar el asunto en nuestras propias manos. Solicitamos asesoramiento legal, porque en lo material el club tiene solvencia propia” explicó el secretario.


El tesorero del club, Manolo Da Cunha sostuvo: “Soñamos con lo más simple: tener una linda parrilla, un buen horno para el buffet, comprar ventiladores. Queremos poner todo en orden para que estas instalaciones también sirvan a entidades de bien público, como las escuelas. No estamos encerrados en nosotros mismos sino que queremos dar a la sociedad de Campana el espacio para que desarrollen actividades cuando pase esta situación pandémica. Es esa la única forma en la que cualquier club cobra vida”.

“No queremos perder este club. Aquí venimos y ponemos todos un poquito, con el esfuerzo y la mano de obra necesaria para sacar al club adelante. Estamos hermanados y queremos aprovechar toda esta sinergia y para eso necesitamos ayuda, por eso nos pusimos en contacto con la diputada Soledad Alonso, quien nos dio una respuesta rápida. En ese sentido estamos agradecidos” manifestó Mauricio; quien para finalizar dijo: “Este lugar no solamente funciona para el esparcimiento de sus socios, sino que también es fuente de trabajo para algunos vecinos de la ciudad. Es una cadena basada en la solidaridad. Durante todo el año pasado este lugar ha funcionado como centro de acopio de mercadería para diferentes comedores de la zona, entre los que se encuentran comedores de los barrios Lubo, San Cayetano y San Felipe y es algo que seguimos manteniendo. Entendemos que la situación está difícil y buscamos la forma de dar una mano”, concluyó Mauricio.