top of page

Se cumplen hoy 43 años del partido que Diego Maradona jugó en Campana

Fue para un amistoso entre Argentinos Jrs. y Villa Dálmine, que se organizó y se llevó adelante casi por completo en silencio, con mínima presencia periodística. Esa tarde, ''Pelusa'' metió un doblete, y se despidió de la camiseta del ''Bicho'', para pasar a Boca. Tenía 20 años, ya era campeón mundial juvenil, y era la gran sensación del fútbol argentino. Una icónica imagen de aquella jornada histórica hoy engalana uno de los paredones perimetrales del ''Coliseo de Mitre y Puccini''. Esta nota cuenta con el testimonio fílmico de uno de los jugadores de Dálmine que estuvo en ese partido -y que incluso tuvo la ardua tarea de marcar al 10-, y con el de uno de los hinchas que ideó y ayudó a pintar el mural.

''El Diego'' en Campana, junto a los jugadores violeta Francisco Ramón Portillo y Narciso Gallardo. Esta imagen fue inmortalizada por un grupo de fanáticos en una de las paredes perimetrales del estadio de Mitre y Puccini.

Hoy se cumplen 43 años del día en el que el mejor jugador de la historia del fútbol mundial jugó en Campana, en el estadio de Villa Dálmine. Sí: Diego Maradona, que en ese entonces estaba defendiendo los colores de Argentinos Juniors (su primer club en el profesionalismo), fue parte de un amistoso entre el local y el ''Bicho'' de La Paternal, que terminaría siendo su último partido antes de su paso a Boca.


El partido pudo concretarse gracias a la buena relación que existía en ese momento entre los DTs de ambos equipos. Por un lado, José Bernabé ''Ratón'' Leonardi (símbolo de Ferrocarril Oeste en la década del '60, fallecido el 2/9/2022 a los 83 años), que fue entrenador violeta por un puñado de partidos de la temporada 1981 (solo disputó 9 de las 42 fechas del torneo, en las que consiguió solo una victoria, y fue reemplazado por Adolfo Vázquez). Por el lado de Argentinos, Miguel Ángel ''Zurdo'' López, campeón de todo como jugador con Independiente, y con una carrera de 37 años como entrenador. Sobre este último, Maradona declararía en marzo del 2020 que ''fue uno de los mejores directores técnicos de mi carrera".

El Diego y Ricardo Stecconi, aquella tarde histórica de febrero de 1981.

Ricardo Stecconi, emblemático periodista campanense y hombre del ascenso, fue uno de los pocos reporteros que tuvieron la dicha de vivir ese momento. Cuenta que esa tarde, muy calurosa, todo el plantel de Argentinos llegó por un lado en un micro, y Diego llegó aparte, en un Mercedez Benz junto a Jorge Cyterszpiler, su primer representante, quien acompañó su carrera deportiva desde Cebollitas hasta su llegada al Napoli.


El encuentro terminó 3 a 1, con dos goles de Diego. Esa tarde fue de la partida otro jugador que luego se coronaría campeón mundial en 1986: Pedro Pablo Pasculli, ''P.P.P.'', como lo apodaría el propio Maradona luego, muy recordado por su gol clave en la victoria argentina por 1 a 0 ante la Uruguay de Enzo Francescoli, Nelson Gutiérrez y Rubén Paz, por los octavos de final de la copa. Finalizado el partido, Diego intercambió camiseta con Héctor Oscar Fernández, centrodelantero violeta apodado ''El Tanque''.


El de 1981 no fue un año feliz para Villa Dálmine, ya que terminaría sufriendo el segundo descenso de su historia, luego de quedar anteúltimo en la tabla junto a El Porvenir. Ese empate posicional obligó a jugar un partido desempate entre ambas escuadras, que terminó en una dolorosa y recordada derrota violeta por penales, en cancha de Atlanta, el 15 de diciembre.


EL MURAL: "Maradonianos e hinchas de Dálmine siempre"


La idea de homenajear al 10 estaba dando vueltas desde hacía tiempo, pero su fallecimiento, aquél fatídico miércoles 25 de noviembre de 2020, precipitó las cosas. Menos de dos semanas después, un grupo de hinchas y socios encabezados por Juan Espinosa encararon la iniciativa de pintar un mural conmemorativo de aquel histórico 4 de febrero de 1981, día en el que Diego desplegó su magia en el Coliseo de Mitre y Puccini.


''Era una idea que teníamos con el grupo de los chicos con los que solemos hacer las previas siempre antes de ir a la cancha. Incluso antes de la muerte del Diego habíamos pensado en darle la valoración que merecía al hecho de que el Diego haya jugado en nuestra cancha, algo que no muchos clubes lo pueden decir'', señaló Juan Espinosa ante nuestra consulta sobre la génesis de la idea. Y agregó: ''Se habían barajado varias opciones, e incluso una de ellas era hacerlo adentro del estadio. Hacía ya un par de meses que estábamos tratando de cerrar la idea para concretarla. Y bueno, de la nada sucedió esto, murió Diego, y justo en contexto de la pandemia, y dijimos ''hay que hacerlo ahora''. Claramente era el momento".

Además, sucedió una conexión espontánea con la dirigencia del club, que le propuso a Juan y al grupo de fanáticos ''hacer algo''. ''Nosotros vamos con la misma idea'', fue la respuesta de Juan. La C.D. se hizo cargo de la pintura, y la pintada se llevó adelante como todas las otras que han hecho, es decir, con la colaboración de muchos aficionados. Y así lo explicó Juan: ''La pintada, como todas las anteriores y las que vinieron después, las hicimos con un grupo grande y variado de amigos y amigas. Si bien hay un grupo estable que somos los que impulsamos las pintadas, siempre se suman hinchas que pasan por el lugar o que son avisados por alguno de nosotros. El espíritu de esta y de todas las demás acciones fue y es siempre colaborativo y espontáneo".

''Y todo se hizo completamente ahí en el club. Incluso el stencil con el que se hizo la foto de los jugadores lo cortamos ahí bajo platea. Hay un montón de gente que puede decir que participó'', señaló orgulloso Juan. ''Incluso hace pocos días me pasó de cruzarme en un contexto que nada que ver con un pibe y que me dijo “mirá, yo estuve ese día, yo pinté tal parte, tal letra“, viste… es algo… emocionante. La interacción con la gente en la calle es de las cosas más lindas que tiene esto de hacer murales'', agregó.

Otra cosa que llena de orgullo a Juan es que Francisco Ramón Portillo, el gran ''Chiquín'', quien posó con Diego y con Narciso Gallardo en la histórica foto, se haya mostrado tan contento y feliz con el mural. ''Nos agradeció y nos dijo que estaba muy orgulloso de él. Incluso vimos que se sacó fotos ahí con el mural''.


Como cierre, Juan explicó que esa ''fue la forma que tuvimos nosotros de homenajear y de agradecer a Dálmine por agruparnos, por tenernos bajo su ala; al Diego, por cuestiones que está de más explicar; y a las casualidades de la vida, por lo hermoso del hecho de que el último partido que jugó el Diego en Argentinos lo haya jugado en nuestra cancha. Maradonianos e hinchas de Dálmine siempre".


El mural fue pintado el sábado 5 de diciembre de 2020.


Néstor Cordero, el hombre que marcó a Maradona en Campana


Néstor Cordero es un héroe de guerra de Malvinas. Previo al conflicto bélico, jugaba al fútbol en Villa Dálmine. Según nos contó, llegó hasta la reserva, y de forma fortuita tuvo su chance de jugar en ''el'' partido. Y no solo eso: por su posición en la cancha, tuvo la tarea imposible: contener a un Maradona incontenible, de 20 años, en las vísperas de su pase a Boca y que iba camino a su prime.

La credencial de jugador federado de Néstor Cordero, y la mítica casaca de la Escuela 16, que luego fue Club Naranja Juniors, y que Cordero conserva como lo que es: una reliquia.

No te pierdas este increíble testimonio, que incluye además un relato acerca de su responsabilidad en la llegada de José Horacio ''Pepe'' Basualdo al violeta, con quien compartió fútbol en su infancia, y luego en el Club Naranja Juniors.


Commenti


bottom of page