• Código Plural

Citan a indagatoria al integrante del Grupo Albatros sospechado de asesinar a Rafael Nahuel

Francisco Javier Pintos, el efectivo identificado como realizador del disparo que terminó con la vida del joven activista mapuche, deberá prestar declaración indagatoria frente al Juez Gustavo Villanueva el próximo 5 de julio.

Créditos foto: Mario Quinteros

A pesar de que hace mas de dos semanas que el peritaje balístico determinó que la bala que mató a Rafael Nahuel salió del arma que portaba Francisco Javier Pintos, fue recién el pasado 28 de junio que el Juez Gustavo Villanueva dispuso para el jueves 5 de julio la citación a declaración indagatoria del miembro del Grupo Albatros.

Villanueva recibió hace aproximadamente 20 días el informe final que indica que el proyectil que provocó la muerte de Nahuel salió del subfusil MP5 [foto] que portaba Pintos. El efectivo de la Prefectura Naval Argentina también realizó disparos con una pistola Beretta, y este mismo informe confirmó a su vez que se detectaron partículas de pólvora en sus manos. Se estima que Pintos disparó un total de 40 veces.


Ayer, domingo 1, la ministra de seguridad Patricia Bullrich estuvo presente en el programa ''La Cornisa'' que conduce el periodista Luis Majul por América. En él, no tuvo forma alguna de negar lo establecido por la pericia, pero dio una serie desopilante de justificaciones del accionar represivo.

En primer lugar, la ex ministra de la ''primera'' Alianza apoyó la declaración de Pintos, quien manifestó haber efectuado disparos con un FN 303 [foto], un subfusil semiautomático no letal de origen belga, cuyo proyectil fue diseñado específicamente para romperse en el momento del impacto, eliminando así los riesgos de lesiones penetrantes. Un tipo específico de proyectil de estos subfusiles puede ser del tipo ''paintball'', ya sea con pintura permanente (latex con polímero) o lavable no-tóxica. De estas municiones, Pinto agotó dos cargadores. Luego, dijo que disparó con su pistola Beretta, calibre 9 mm, con la numeración 05 P 25873 Z, pero en todo momento negó haber disparado el MP5 (Maschinen Pistole 5, de la firma alemana Heckler & Koch), cuyo proyectil mató al joven mapuche y que estaba en su poder.


Bullrich, basicamente, dio a Majul como ''versión definitiva'' la de Pintos: que el prefecto sólo disparó el arma de munición paintball, y que esas ''son unas armas que se usan para pintarlos, nada mas, para mostrarlos''. Ya sea por cinismo o ignorancia, lo que dijo Bullrich respecto a los disparos del FN 303 es falso: el efecto en el receptor del impacto es traumático, y bien ejecutado logra la neutralización con baja probabilidad de lesiones graves. El segundo efecto está en relación al producto químico utilizado en los proyectiles, de acuerdo a los requerimientos de la misión. Es decir, no es ''una bombucha con pintura'', como pareció describir la ministra.


En segundo lugar, Bullrich volvió a insistir con que los activistas mapuches estaban ''fuertemente armados y en actitud agresiva'' y para ejemplificar volvió a mencionar que los mapuches ''tenían lanzas''.

Y por último, la ministra sigue ignorando la enorme cantidad de pruebas que se encuentran a disposición de la Justicia -la mas sólida de ellas, una pericia que confirma que la bala de un prefecto mató por la espalda a un activista de 22 años del que no se encontraron rastros de pólvora en sus manos- y afirmó nuevamente en el programa televisivo llevado a cabo anoche que se trató de un ''enfrentamiento'', y no de lo que realmente fue: una brutal represión. Es mas, se probó que las balas faltantes de los cargadores de los miembros del Grupo Albatros -una unidad especializada de operaciones bajo el mando de la Prefectura Naval Argentina- son 114.

Créditos foto: Negro Ramírez

Mientras tanto, Bullrich habla de ''lanzas''.

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud