• Código Plural

La era Vidal: entre los preventivos de crisis y el desempleo por culpa de la superpoblación

''La única verdad es la realidad, y difícilmente pueda esconderse''. Por Carla Navazzotti.

“Según las cifras oficiales que dio a conocer el propio Min. de Producción y Trabajo, en lo que va del año se registran 68 pedidos de PPC…”. (Info Gremiales-2019)


“La papelera Ansabo, ubicada en el partido de Quilmes, al sur del conurbano bonaerense, cerró sus puertas el lunes después de funcionar durante 60 años. Los 45 trabajadores que se quedaron sin empleo denuncian que les adeudan el pago del último sueldo, el aguinaldo y la indemnización por el despido”. (Página 12-2019)


“Después de 43 años cerró sus puertas la fábrica de golosinas que manufacturaba las tradicionales “Mielcitas”, debido a la caída de ventas por la crisis económica. A causa del cierre unos 150 trabajadores se quedaron sin empleo”. Rafael Castillo (Diario Popular-2019)


“La comunidad chacabuquense ha visto en los últimos tiempos como se han sucedido cierres y reducciones de personal de grandes y pequeñas empresas: el caso de Torres Americanas, los despidos en Ingredion, el cierre del molino Cuesta Colorada, el cierre de Nidera, entre tantos”. (Noticias La Insuperable-2019)


“La crisis de Zanella empeora. Con 70 años de historia en el país, tenía cuatro plantas y 500 trabajadores. Hace pocas horas, Walter Steiner, CEO de la empresa decidió cerrar su planta de Mar del Plata a fin de julio, luego de varios meses de conflictos, jornadas reducidas y despidos”. (Bae Negocios-2019)


“Nuevamente Bunge Ltd. dio a conocer el despido de otros 30 trabajadores y de ese modo ya suma 165 cesantías en lo que va del año. Según trascendió, la firma ingresó en un "proceso de readecuación" en su planta bonaerense de Campana”. (InfoCielo-2018)


“En la primera semana del 2018 los trabajadores de Bopp Argentina, ubicada en el Parque Industrial Campana, fueron informados que despedirían a 70 empleados a partir del 31 de enero en el marco de una reestructuración de personal”. (El Teclado-2019)

En una entrevista que el periodista Luis Novaresio le realizó a la Gobernadora Maria Eugenia Vidal indicó frente a la pregunta por el crecimiento en la tasa de desempleo en la Provincia de Buenos Aires que: desde 2015 a la fecha “se generaron 500 mil puestos de trabajo en la Provincia. Hay más desocupación porque hay más crecimiento de la población y porque hay más gente que busca trabajo… probablemente haya un problema de ingresos”.


En la ciudad de Campana teníamos casi pleno empleo, solíamos ser la ciudad utópica de la Provincia, la más envidiada. Las empresas elegían Campana para radicarse y hábilmente, gracias a una Ordenanza de Promoción Industrial, se impulsaba y priorizaba desde una política local la contratación de mano de obra de la ciudad.


Hoy, delante de nuestros ojos, nuestros amigos, parientes, conocidos van quedando sin trabajo, muchos jóvenes deciden irse de la ciudad e incluso del país en busca de alguna oportunidad de empleo cansados de repartir Curriculum Vitae por todos lados. Ya no importa que tan bueno sea tu C.V., no importa cuantos títulos, cursos, conocimientos, habilidades y competencias poseas; simplemente NO HAY TRABAJO.


Pero frente a todo este escenario de incertidumbre es bueno arrojar un poco de claridad sobre algunos conceptos que se han puesto de moda en los titulares de los diarios, y que parecieran pasar desapercibidos ante la sociedad, ya que muchas veces no se terminan de entender. Uno de esos conceptos es “Procedimiento Preventivo de Crisis” (P.P.C.); ¿Qué es? ¿Cuando se utiliza? ¿Por qué las empresas lo ponen en práctica y por qué el Estado lo permite?. En los 90’, se implementa el P.P.C. que es una instancia previa a la declaración de quiebra de una empresa, que busca que las partes en conflicto (sindicato y empresa) se sienten a planificar la forma de salvar los puestos de trabajo frente a una baja en la rentabilidad de la empresa, es decir, que frente a situaciones de baja en la producción, en el consumo y en los ingresos en la empresa, ésta pudiera hacer frente a la paga de salarios sin tener que desvincular a ningún empleado, y de esa manera que no hubiera un “costo social”.

El problema de esto es que resultó en la mayoría de los casos un fracaso rotundo, porque los empresarios disfrazaban una baja en los costos de producción, con una baja en la rentabilidad. Es decir que lo que en realidad querían era achicar costos, y como para la visión del empresario “el salario es un costo más”, en la misma bolsa caían los puestos de trabajo.


La Ley 24013, en su capítulo 6, establece que: “(Artículo 98)…con carácter previo a la comunicación de despidos o suspensiones por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas, que afecten a más del 15 por ciento de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10 por ciento en empresas de entre 400 y 1000 trabajadores; y a más del 5 por ciento en empresas de más de 1000 trabajadores, deberá sustanciarse el Procedimiento Preventivo de Crisis previsto en este capítulo”. Mientras se estuviera implementando este P.P.C. frente al Ministerio de Trabajo, los trabajadores se ven imposibilitados de realizar huelgas, como así también el empleador no podrá ejecutar ninguna medida de suspensión o despido.


Pero como ya dije, muchas empresas habían aprovechado esto para “demostrar” de alguna manera que no podían sostener mas la mano de obra. Pero tenemos aquí problemas serios:

  1. Un gobierno con la idea inamovible de que el Estado debe ser flexible frente a los empresarios

  2. Empresarios de grandes empresas que piden a gritos una baja en los salarios, vistos como simples costos de producción

  3. Una situación de crisis económica real, donde principalmente las pequeñas y medianas empresas ven afectados sus ingresos por la baja en el consumo y ven incrementados sus egresos frente a la crecida en los costos en servicios e insumos

  4. Una apuesta de las grandes empresas en otro tipo de forma de incrementar su rentabilidad, tal como el “juego de las finanzas”, imagínense que nadie que pueda ganar dinero fácil va a invertir en producir, es por ello que cada vez son más las empresas que prefieren apostar en la ruleta de las finanzas antes que tomarse el trabajo de emplear gente para producir más o abrir nuevas subsidiarias.

En definitiva, el cinismo de una Gobernadora que asegura que el empleo no solo no decreció, sino que además se incrementó, nos lleva una vez más a depositar la culpa de que los bonaerenses no tengan trabajo en los propios ciudadanos, ya que al no tener mucho “control de natalidad” e incrementarse la población en número el problema no es que no haya empleo, sino que de repente, somos muchos.

Una falacia que intenta captar a los distraídos, ya que nadie puede desconocer que, en nuestra propia ciudad, cada vez son más las empresas que cierran sus puertas generando tanto desempleo directo como indirecto, dado que muchas otras pequeñas empresas y comercios también dependen de esos puestos de trabajo caídos.

Que los P.P.C. existen y que la crisis económica es real, no hay dudas, pero también seguimos dando vueltas sobre lo mismo: Un gobierno que intenta insertar la flexibilización laboral a cualquier precio, y unos pocos privilegiados que juegan a la ruleta de las finanzas llenándose los bolsillos de dinero, a costa de que el resto del país la pase mal. ¿Cómo hace la Gobernadora para ocultar la realidad, cómo hace para desmentir todas estas malas noticias con las que empecé la columna, y tantas otras que suscitaron en estos años?


La única verdad es la realidad, y difícilmente pueda esconderse.

por Carla Navazzotti.

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud