top of page

FÚTBOL FEMENINO: Comunicar bien, aunque sea antipático (editorial)

Actualizado: 1 abr 2019

La Asociación del Fútbol Argentino anunció una ''profesionalización del fútbol femenino'' que la mayoría de los medios de comunicación ha replicado casi sin objeciones. A nadie parece aun haberle hecho ruido que ''de la nada misma'' se haya pasado a una ''profesionalización'', y en líneas generales el tema ha sido abordado demasiado a la ligera por gran parte del periodismo. Claramente hay una buena noticia: el anuncio de A.F.A. es una enorme victoria, un gran paso adelante que está por dar el fútbol femenino nacional, y cuya conquista es 100% mérito de la incansable lucha de las jugadoras. Pero también hay una mala: esto ni de casualidad es una ''profesionalización''.

Los planteles de River y Boca, archirrivales en la cancha, socios en la lucha por un fútbol femenino profesional

Muy de a poco, y producto de la incansable lucha de las propias jugadoras, el fútbol femenino de alta competencia está haciéndose visibilizar. Entrenan fuerte, compiten en ligas, luchan por un lugar en la selección, y sueñan con levantar la Copa del Mundo. Es decir, hacen todo lo que hacen sus pares hombres. En una línea de menor nivel, como es la Primera División ''B'', las futbolistas dejan todo en cada entrenamiento y en cada partido por ascender de categoría, a la vez que fantasean con la idea de ''algún día poder dedicarme solamente a esto''.


Porque la realidad de la futbolista federada argentina está muy lejos de este anhelo. La mayoría tiene un trabajo aparte al de entrenar y competir -o sea, tienen dos trabajos, uno remunerado y otro ad-honorem-, que está destinado no sólo a subsistir, como cualquier persona normal, sino además para ''bancar'' el otro trabajo, el que no sólo no deja un peso sino que, en la inmensa mayoría de los casos, es una fuente de gastos. Y de importantes gastos.

River y Boca, dos equipos protagonistas de la Primera 'A'' femenina, que por ahora será la única que se beneficiará del convenio firmado entre A.F.A. y F.A.A.

Una jugadora de fútbol de A.F.A., salvo que sea parte de instituciones como River, Boca, UAI Urquiza, y los ''grandes'' dentro del fútbol masculino, muchas veces tiene que trasladarse de una ciudad a otra para entrenar. Esto implica una gran cantidad de dinero y de tiempo en viajes. Ni hablar de las complicaciones para trabajar en esas condiciones. A esto se suma el gasto de indumentaria, de botines, de suplementación, y de asistencia médica. En los clubes de ascenso, por ejemplo, es usual ver a jugadoras aportando tiempo, plata y equipamiento propio para comprar y trasladar materiales de entrenamiento (pelotas, pecheras, colchonetas, conos, etc). ¿Es justo que un grupo de jugadoras que entrenan igual de fuerte y a consciencia que los hombres tengan que vender rifas para poder pagar una combi que las traslade a un partido de visitante, o para construir un vestuario diseñado para mujeres, para no tener que, por ejemplo, hacer pis en una letrina? ¿Es lógico que haya gente que se moleste porque en la 1° ''B'' tengan la osadía de ''pretender'' cobrar por una entrada a un partido?


No, nada de esto es lógico. Ni justo. Y muy poco tiene que ver la ''demanda'' del público, ya que ésta puede -y debe- ser motivada y exacerbada desde afuera, desde poderes superiores, por ejemplo, el del Estado. ¿O cómo se explica que haya países en los que el fútbol femenino sea igual o casi tan popular que el masculino, y que venda una cantidad parecida de entradas? Mejor ejemplo que Estados Unidos no hay: los ''astros'' del fútbol norteamericano son todos de la NWSL (National Women's Soccer League), ninguno de la MLS (Major League Soccer).

Alex Morgan, capitana de Seattle Reign FC, super estrella del fútbol norteamericano y mundial

Las ''celebridades'' del fútbol yankee son la veterana arquera de la selección nacional y de Seattle Reign Hope Solo; la atacante de 29 años de las Orlando Pride, Alex Morgan; la capitana de Seattle Reign FC, Megan Rapinoe -que cuenta con Nike, Samsung y Wildfang como sponsors-; las volantes Lindsey Horan y Tobin Heath, de los Portland Thorns; y Crystal Dunn, delantera de North Carolina Courage, de 26 años, entre muchas otras. Entre los varones, las celebridades son pocas, de escaso impacto, y casi todos ellos están retirados: Toni Meola (retirado en 2006), Cobi Jones (retirado en 2007), Alexi Lalas -un verdadero crack- (retirado en 2003), Eric Wynalda (retirado en 2002), y el más reciente, y el más destacado de todos, Landon Donovan, quien colgó los botines en enero de 2018 pero regresó hace poco para sumarse a las filas del León Fútbol Club mexicano.


También, 4 de las jugadoras mejor pagas del mundo son norteamericanas, y así y todo las cifras que se manejan entre las mujeres son irrisorias en comparación a la de los varones. Por ejemplo, tomemos los casos de los 5 futbolistas varones mejores pagos del mundo, y comparémoslos con el top-5 femenino:

Fuente info masculina: http://bit.ly/2YFUKVJ | Fuente femenina: http://bit.ly/2TLOxnF

Y a esta tabla le haría falta agregar lo que empezarán a recibir de forma mensual las 8 afortunadas jugadoras de Primera División por equipo (¿de qué ''profesionalización'' se puede hablar cuando sólo ocho jugadoras recibirán dinero, sobre planteles compuestos por entre 20 y 30, y cuando solamente una de las dos divisiones va a obtener estos beneficios?). Según lo informado por A.F.A., ''el sueldo básico será equivalente a los de los futbolistas varones que militen en la categoría ''C'''', es decir, ar$15.000 [ver más], lo que equivale en la actualidad a 340 dólares americanos.

Aparte, este dinero que percibirán 8 jugadoras de los 16 equipos de primera no es producto ni de la comercialización del fútbol femenino, ni de ingresos por publicidad, entradas a los partidos, convenios con privados, ni ninguna forma de mecanismo de autogeneración del mismo: es, básicamente, una beca.

Es una ayuda, un ''subsidio'' que pone la A.F.A. -que aun no queda claro del todo cómo generará... la idea de ''Chiqui'' Tapia es hacerlo a través de derechos de una televisación que aun no existe y con patrocinadores privados que aun no han sido captados...- tras la gran repercusión que generó la jugadora de la UAI Urquiza Macarena Sánchez, que denunció haber sido echada de su equipo y que, tras el despido, no se respetaron sus derechos como trabajadora. Su caso llegó a todos los medios, e incluso fue recibida por la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner en el Instituto Patria.

Las bases para lograr un fútbol femenino realmente profesional, autosustentable y con salarios alto, con un apoyo decidido, integral, y sistemático por parte del Estado Nacional -como ha sucedido hace años en distintas partes del mundo, con Estados Unidos como gran abanderado-, no están dadas ni este nuevo acuerdo las propicia de forma decidida.

En síntesis: es importante decir que el anuncio de A.F.A. respecto al fútbol femenino -que aparte del tema de los salarios incluye la creación de la ''Copa Evolución'', una especia de ''Copa Argentina'', federal e integral, que haga competir a todos contra todos en el territorio nacional; y las promesas de un Centro Deportivo de Alto Rendimiento y de préstamo de cancha sintética a aquellos nuevos clubes que se sumen a la liga y no dispongan de cancha/estadio en condiciones- es un gran paso adelante, una muy buena noticia, y motivo de profunda celebración para toda la comunidad del fútbol femenino nacional. Eso es innegable. Pero, al mismo tiempo, tenemos que ser capaces de admitir que esto de ninguna manera es una ''profesionalización''. De hecho, ni siquiera puede decirse que el comunicado leído en la sede de A.F.A. en calle Viamonte vaya en camino de la ansiada profesionalización.


Hasta ahora, estamos ante un sistema de apoyo económico que en prácticamente nada se diferencia del que hace años realizan el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) y la difunta Secretaría de Deporte (SND) -hoy ''Agencia de Deporte''- a los deportistas amateur de alto rendimiento. Y nos preguntamos, ¿alguien alguna vez dijo ''profesionalización de la arquería'' o ''profesionalización del canotaje'' cuando se creó el ENARD y éste comenzó a becar a los arqueros y palistas más destacados a nivel nacional, o a los de mayor proyección? No, eso jamás sucedió, porque no tendría pies ni cabeza decirlo. De la misma forma, no podemos hablar de ''profesionalización'' del fútbol femenino. Se dio un paso adelante, pero quedan 99 por dar.

''Chiqui'' Tapia y Sergio Marchi, dando las buenas nuevas en la sede de A.F.A. en calle Viamonte

El presidente Tapia manifestó "Seremos una de las primeras federaciones con jugadoras profesionales", y si bien esa frase sigue sin ser 100% cierta, lo cierto es que tiene mucho más color que hablar de una supuesta ''profesionalización del fútbol femenino''. El mandamás de A.F.A., además, dijo que siente ''una alegría enorme ya que seremos una de las primeras federaciones con jugadoras profesionales". Está bien que tenga alegría... pero no que hable de profesionalismo.


El convenio firmado por A.F.A. y Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) establece, además:

  • CLUBES BENEFICIADOS: Los 16 clubes de primera división (River, Boca, San Lorenzo, Racing, UAI Urquiza, UBA, Lanús, Huracán, Platense, Independiente, Villa San Carlos, Estudiantes de La Plata, El Porvenir, Excursionistas, Deportivo Morón y Atlanta) recibirán un apoyo de la AFA de 24 millones de pesos anuales, a repartir entre todos en partes iguales. En principio, los clubes deberán tener como mínimo ocho contratos profesionales como mínimo y once como máximo. Serán 120.000 pesos por mes para cada uno de los 16 equipos, cifra que al dividirla por ocho da 15.000, que es el salario básico de un futbolista de la ''C'' masculina.

  • LESIONES: Los contratos se aplicarán bajo el marco normativo del Convenio Colectivo de Trabajo 557/09 entre la AFA y FAA, y prevé la asistencia médica para rehabilitar lesiones sufridas en competencias, logrando con ello un reclamo de larga data de las jugadoras

  • SUELDO TRAS DESCENSO: En cuanto a los descensos de categoría, los contratos celebrados con clubes de la Primera División mantendrán su vigencia hasta la fecha de finalización de los mismos, aunque el club descienda.

  • APORTES Y CONTRIBUCIONES: la A.F.A. se obliga a ingresar a la obra social de futbolistas los aportes correspondientes a las fútbolistas, y a F.A.. la cuota sindical respectiva.

  • CLAUSULA PROGRAMÁTICA: se incluirá la categoría ''Primera División Profesional Femenino'' al texto del CCT N° 557/09

A modo de conclusión, los amantes del fútbol en general y del femenino en particular tienen que recibir con beneplácito el convenio firmado entre A.F.A. y Agremiados, porque todo lo que establece son buenas noticias. Es un paso adelante para el fútbol femenino, que al menos en lo que respecta a la 1° división -y consecuentemente a la Selección Nacional que en breve estará jugando nuevamente una Copa Del Mundo en Francia- verá, con seguridad, notablemente acrecentado su nivel de competitividad. Habrá aproximadamente un tercio del universo femenino de primera que recibirá una ayuda económica que ''no salva a nadie'' pero que tiene un peso de relevancia. Si una jugadora sabe que cuenta con 15 mil pesos por mes, quizás pueda no trabajar de otra cosa, o al menos pueda pasar de un trabajo full time a uno de tiempo parcial. Ese tiempo ganado, que será dedicado al deporte de alto rendimiento, se plasmará indudablemente en el nivel dentro de la cancha.


La ''Copa Evolución'' es una buena iniciativa, que permitirá a clubes pequeños como Lima F.C. o Puerto Nuevo de Campana el enfrentarse de forma periódica con grandes monstruos como River, Boca, UAI, UBA, Estudiantes, etc. Mucho más que eso no aporta, pero algo aporta.

Macarena Sánchez Jeanney, emblema de la lucha por el fútbol femenino profesional

Que los sueldos se den en el marco de un C.C.T. homologado es ''superador'' al formato ''beca'' (que no tributa ni genera aportes). De esta forma, las jugadoras tendrán derechos iguales a los de los demás trabajadores, y esta es una gran conquista.


PERO de ninguna manera se puede hablar de profesionalización, por varios motivos:

  • Los sueldos alcanzan sólo a un tercio del universo de jugadoras de primera división, y no alcanzan a las de Primera ''B''. La determinación de qué jugadoras van a cobrar y qué jugadoras no será, para los clubes, una inagotable fuente de conflictos. ¿No hubiera sido mejor ''reducir'' los montos pero universalizar la ayuda?

  • El dinero que será destinado a salarios no será autogenerado, porque ni AFA ni el Estado Nacional ha generado las bases -ni ha comenzado con este convenio a hacerlo- para que el fútbol femenino sea autosustentable, es decir, que genere su dinero con publicidad, contratos publicitarios, comercialización de marca, y entradas a los partidos. Cuando esto suceda, ahí y sólo ahí se podrá hablar de profesionalización.

  • El rol de AFA entregando dinero a los clubes -y solo a los de primera- no se distancia mucho al del ENARD y la ADN entregando becas a los deportes amateur de alto rendimiento. Aparte, al ENARD lo financia una ley nacional que grava a las empresas de telefonía celular, y a la ADN la financia el Estado, mientras que las fuentes de financiamiento de la A.F.A. ¿cuáles son?

Puerto Nuevo, de Campana, juega en la ''B'' y da batalla todos los sábados en búsqueda del ascenso. Mientras milite en la ''B'', no accederá al dinero de A.F.A.

Por todo esto es que debemos comunicar bien, aunque sea antipático. Celebremos lo que hay que celebrar, que es mucho. Pero no celebremos una profesionalización que no sucedió ni va a suceder en el corto plazo. Utilicemos, mejor, esas energías en seguir luchando por ella, con acciones concretas y de iniciativa propia. No esperemos que haya otra Macarena Sanchez para empezar a actuar. No esperemos a que sea año electoral para acercarnos a los clubes y a las pibas. No nos dejemos engañar con pseudo-apoyos para la foto y los medios. Si queremos apoyar el fútbol femenino, vayamos a la cancha, paguemos la entrada sin quejarnos, compremos la camiseta que venden, y pongamos a gobernar a un equipo de personas que presenten un plan sistemático de generación de bases reales para, de a poco, llegar a tener un fútbol femenino profesional. Que Argentina tenga su propia NWSL depende de nosotros.

留言


bottom of page