top of page

Entrevista a Marina González, jugadora de fútbol de Puerto Nuevo

Código Plural entrevistó a la talentosa volante del Club Atlético Puerto Nuevo de Campana, quien no eludió ninguna pregunta y ofreció respuestas muy ricas. Discriminación, machismo, dificultades económicas, preferencias y gustos fútbolísticos fueron varios de los temas que se tocaron.

Comenzó jugando al hockey en el Campana Boat Club pero afirma que lo hizo solo por la insistencia de su familia. A pesar de que era buena, ella se califica como ''muy mala'' en ese deporte, que sólo practicó porque no había fútbol femenino competetivo en Campana. Hoy, Marina González -o ''Gondy'' como todos la llaman- se dedica full time al fútbol, su pasión desde muy chiquita, influida por sus hermanos futbolistas. Acérrima hincha de Boca, muy madura y con los pies sobre la tierra, Marina nos ofreció en esta entrevista un repaso por su vida deportiva y opinó también sobre cuestiones sociales e institucionales.


¿Cuándo y cómo fue tu primer contacto con una pelota de fútbol? ¿Y tu primer partido en cancha de once?


Juego al fútbol desde que tengo uso de razón. Mis hermanos mayores son futbolistas y me inculcaron de chiquita este deporte y a jugar con ellos.


Mi primer partido fue contra Boca en el Complejo Pedro Pompillo. No la vi ni cuadrada (risas). Me costó horrores aprender a jugar en cancha de once, cómo marcar, pararme en la cancha, todo!


Jugaste hockey varios años y dejaste. ¿Por qué? ¿Son muy diferentes los deportes? ¿Eras buena? ¿Mejor o peor que como futbolista, en tu opinión?


Sí, jugué cuatro años básicamente porque me insistió mi familia. Me dijeron que era parecido al fútbol, como para convencerme, y como en Campana no había fútbol femenino competitivo seguí hasta que salió el proyecto de Puerto Nuevo.


Me consideraba muy mala jugando al hockey. Como no sentía nada al jugarlo, me daba lo mismo. Era muy inmadura.


El pasaje de un deporte más ‘’elitista’’ como el hockey hacia uno más popular como el fútbol, ¿se siente?


Hay una diferencia abismal, porque las canchas de fútbol nunca van a ser tan perfectas como las de hockey. Por ejemplo, en el hockey existe eso de que padres o familares se pasen insultando al árbitro por no cobrar bien una falta o un corner corto, como sí pasa en el fútbol ante una posición adelantada, un roce, una mano. Pero el fútbol tiene otros condimentos, como pelear una pelota, las canchas en malas condiciones, las hinchadas, etc. En el hockey es todo más respetuoso y tranquilo. Al menos así lo viví yo, que estaba acostumbrada a otra cosa.


¿En algún momento te sentiste discriminada, o que pusieran en tela de juicio tu femineidad por jugar al futbol? ¿Cuánto hay de mito y cuánto de realidad respecto al lesbianismo en el fútbol femenino?


Si, desde que jugaba con mis amigos al fútbol en la escuela mis compañeras me discriminaban por ser así. Por ahí no lo hacían delante de mí, pero yo era conocida como la “machona” de la escuela y lo aparentemente, en sus ojos, lo que yo hacía estaba mal.


En la secundaria me pasó igual, iba a Educación Física con botines, y con la pelota de handball me ponía a hacer jueguitos. Ahora me resulta gracioso, sobre todo cuando he cruzado a varias de las chicas que me discriminaron en su momento en algunas canchas de Campana. Yo me río, nada más.


Respecto a lo del lesbianismo, es absolutamente un mito.


¿De qué posición te gusta más jugar? ¿En qué posición dice ‘’el resto de la gente’’ que rendís más? Hay alguna posición que odies y en la que sientas que nunca te vas a adaptar?


Me gusta mucho jugar de enganche o de cinco (volante central), me siento cómoda y me han dicho que rindo más en el mediocampo.


Y no me gusta para nada jugar de nueve (centrodelantera). Jugué y lo odié muchísimo, pero por como soy yo que me gusta estar siempre en contacto con la pelota, peleando y luchando en cada jugada, y no tolero estar esperándola, tocándola poco. Hay mucha presión estando ahí arriba.


¿Cómo es una semana normal de entrenamiento para vos? ¿Cuántas veces, cuántas horas, cuánta intensidad? ¿Te gusta entrenar, o es algo ‘’a cumplir’’ para poder jugar luego?


Son tres horas por día durante la semana, si es que no tengo alguna molestia muscular como ahora que vengo de un mini desgarro. Odio lesionarme porque me cuesta mucho estar quieta, sin hacer nada.


Los entrenamientos son de alta intensidad, y la verdad es que me encanta hacerlos. Para mi, cuanto más entreno más feliz soy.


¿Qué jugadores varones admirás? ¿y mujeres? Mencioná 3 y 3.


Varones: Diego Maradona, Lionel Messi y Juan Román Riquelme.


Mujeres: Marta Vieira da Silva (delantera de la Selección Brasileña y del Orlando Pride de la National Women's Soccer League de Estados Unidos), Carli lloyd (mediocampista se la Selección de Estados Unidos y del Manchester City de la FA Women's Super League de Inglaterra), y Estefania Banini (mediocampista de la Selección Argentina y del Washington Spirit de la National Women's Soccer League de Estados Unidos).


(de izquierda a derecha: Marta [Brasil], Carli Lloyd [EEUU] y Estefania Banini [Argentina]


¿Se puede entrenar para alto rendimiento, como corresponde, y aparte tener una vida social completa (trabajar, estudiar, tener novio, salir, etc)? ¿Es cierto que tienen que adaptar sus vidas por completo al fútbol?


Sí, es cierto que hay que dejar muchas cosas por entrenar y jugar en alto nivel. Se puede estudiar, trabajar, e incluso algunas jugadoras tienen hijos. Pero por mi parte, yo le dedico todo al futbol porque quiero llegar a cumplir mi sueño. Y, afortunadamente, mi familia me apoya incondicionalmente.


Si vas ganando un partido 5 a 0, ¿se puede tirar un caño, o es falta de códigos? ¿Se debe ir en búsqueda de más goles, o se debe aflojar?


Sí que se puede, pero nunca dejando de lado que nos pueden contraatacar. Ni hablar que sí se puede ir en búsqueda de hacer más goles, que siempre es lo ideal. Al fútbol si no lo disfrutas o no te divierte, no tiene sentido jugarlo. Y si, aun ganando 5 a 0, un caño o un lujo nunca vienen mal (risas)


¿Se puede jugar en el mismo equipo, y rendir bien y entenderse, con una compañera que no bancas en absoluto? ¿Te pasó alguna vez?


Sí, me pasó muchas veces pero adentro de la cancha te tenés que olvidar de todo. Dentro del campo de juego somos once compañeras luchando por el mismo objetivo, y si te tengo que abrazar por un golazo lo voy a hacer. Lo que pase afuera ya no me interesa: lo importante es cumplir en la cancha y conseguir nuestros objetivos.


¿Cómo intentarías convencer a una chica para que empiece a jugar al fútbol? ¿Qué ventajas le dirías que tiene sobre otros deportes o actividades?


No se trata de convencer, yo creo que si no sentís pasión por este deporte es complicado que alguien quiera esforzarse día a día para mejorar, por uno mismo y por el equipo.


Sí les puedo decir que no tengan vergüenza, que ninguna chica arrancó jugando en divisiones inferiores como los varones. Acá todo se aprende de grande y te tenés que hacer a la fuerza. Por eso es que digo que si no sentís nada va a ser imposible que llegues a algo. Mi consejo es que tengan constancia y paciencia, que todo lleva tiempo.



¿Qué once inicial haría salir a la cancha Marina Gonzalez en Rusia 2018?


Formaría un 4-3-3 de esta manera: Marcos Díaz (arquero); Fabricio Bustos, Nicolás Otamendi, Federico Fazio y Ramiro Funes Mori (defensa); Pablo Pérez, Leonardo Ponzio y Marcos Acuña (volantes); Lautaro Martinez, Lionel Messi y Cristian Pavón. Director Técnico: Marcelo Bielsa.


¿Te gusta algún otro deporte? ¿Admirás/idolatrás a algún deportista por fuera del fútbol?


Me gusta mucho el básquet, la NBA más que nada, y admiro mucho a Manu Ginobilli (escolta de los San Antonio Spurs) y a Stephen Curry (base de los Golden State Warriors)


¿Hay alguna chance concreta de vivir del fútbol femenino en Argentina?


No, actualmente no hay chances. Si el club no te ofrece trabajo o estudio es todo muy difícil. Por ejemplo, el sueldo de una futbolista de Boca o River es el mínimo de un empleado público.


El fútbol femenino argentino es amateur, y ni los clubes ni el Estado le dan demasiada prioridad. ¿Qué creés que tiene que pasar para que el fútbol femenino tenga el reconocimiento que se merece, y que se vuelva profesional?


Primero se necesita el apoyo completo del club, y luego viene el tema económico. Cabe mencionar que en el 70% de los equipos la mayoría de sus jugadoras no son de la zona del club, y que por ende necesitan costear sus gastos, que son altos. Lo mismo ocurre con los gastos de un Cuerpo Técnico. Creo que hasta que no se vean más equipos del ascenso en competencia va a ser muy difícil que el fútbol femenino siga creciendo. Lo ha hecho y mucho, pero sin algunos cambios como los que mencioné, es probable que se estanque.


¿Creés que ya se terminaron, o que aún hay prejuicios respecto a las chicas que eligen el futbol como deporte? ¿Es el fútbol femenino un ámbito machista?


Es un ámbito machista, justamente por eso es que una no puede vivir de éste deporte. Y los prejuicios están siempre, a mi cuando me preguntan qué es lo que hago lo cuento como ‘’atajandome’’, y explicando después porque es que lo elegí. Explicando siempre que sí, que son noventa minutos los que se juegan, y que por ahora solo hay dos divisiones, “A y B”. Puerto Nuevo, mi club actual, está en la ‘’B’’ luchando por el ascenso.


¿Qué opinás del feminismo, que tanto está creciendo y consolidándose en Argentina y en el mundo?


Soy feminista pero prefiero no opinar al respecto.


¿Cuál es el recuerdo más lindo que tenés como futbolista, y cuál el más triste?


Uno de los recuerdos más lindos que tengo fue en el 2015 que teníamos que mantener la categoría, y para eso teníamos que ganar si o si los últimos seis partidos contra unos equipos grandes, entre los que estaban Independiente, Huracán, Estudiantes y Platense. Sabíamos que iba a ser complicadísimo pero los ganamos a los seis, y terminamos sextas, justo debajo de los equipos más grandes.


Y el más triste fue en 2016 que descendimos por tan solo un punto con Independiente y Huracán. Ese año fue devastador para mí, porque fue pasar una situación horrible como ésa sabiendo todo lo que una había dejado de lado, el estudio y el trabajo fundamentalmente, para que no ocurriera lo que terminó ocurriendo.


Tras ese episodio quise dejar de jugar al fútbol. Me echaba toda la culpa a mí misma. O me quería autoconvencer de que el futbol no era para mí, y que todos tenían razón al decir que las mujeres no pueden jugar. Y entre mucho llanto y tristeza el Director Técnico de Independiente me llama y me dice que vio mi trabajo, que me estuvo observando, y que me necesitaba para su equipo. No lo podía creer. Para mí era increíble que alguien de afuera que ni me conoce me quiera para su equipo, encima uno grande, y que note todo tu sacrificio. Fue muy loco. Ahí volví a nacer volví a creer en mí. Esto ahora lo inculco mucho en las más chicas, cuando atraviesan momentos en los que quieren dejar de jugar porque dicen que no lo hacen bien. Yo les digo que sigan luchando, y que practicando todo llega.


Elegí una de estas opciones, y da una breve justificación:

  • ¿Messi o Cristiano?

Messi es un extraterrestre, y como él no va a haber otro.

  • ¿Higuaín, Icardi o Benedetto?

Benedetto. Creo que no hay un nueve que juegue y meta tanto como él. Lo seguía cuando jugaba en el América de México y cuando me enteré que iba a venir a Boca me puse muy contenta.

  • ¿Menotti o Bilardo?

Bilardo, porque fue un técnico resultadista y que quería ganar a cualquier precio sin preocuparse por exhibir un “juego bonito”, pero siempre tratando de destacar el juego colectivo sin basarse en ninguna individualidad, aunque contara con Maradona que era una excepción.

  • ¿Boca campeón de la Libertadores o Argentina campeona del mundo?

Argentina campeona del mundo, porque nunca pude verla. A Boca ya lo vi campeón de América, así que dejaría de lado la Libertadores por Messi que se merece ese único título que le falta.

  • ¿Mascherano de cinco o de central?

Creo que Mascherano ya cumplió su ciclo. Para mi gusto ya no tiene capacidad física para competir con el fútbol europeo.



Commentaires