• Código Plural

El Poder Judicial, monstruo de la niñez.

¿Somos conscientes del maltrato a la niñez en todas sus aristas? El 25 de abril se reconoce como el día de lucha contra el maltrato infantil y adolescente. Es numerosa la información que podemos encontrar respecto a esta temática. Pero hay cuestiones que, aun hoy, se encuentran invisibilizadas. Por Pome, de Furia Feminista Campana.

Parte de la intervención artística que Furia Feminista realizó frente a la Municipalidad de Malvinas Argentinas para repudiar simbólicamente a los ''monstruos de los Servicios Locales''

Las instituciones judiciales y administrativas que intervienen en los procesos de denuncia por violencia o abuso sexual en la infancia, continúan el hostigamiento de violencia ejercido hacia la niñez denunciante. Nos encontramos en una coyuntura donde las acciones jurídicas no cuajan con la realidad vivida. Son conocidos y sufridos por muchas personas los casos de revinculaciones- restituciones forzadas con progenitores violentos y abusadores en la jurisdicción Zárate (Juzgado de Familia n°2), Campana (Juzgado de Familia n°1), Escobar (Juzgado de Paz). Para esto, toman de referencia el -FALSO- SAP (Síndrome de Alienación Parental). Esta teoría (impulsada por Gardner, pedófilo confeso) manifiesta que, generalmente, la madre de la niñez que denuncia el abuso sexual-actualmente también se aplica a violencia- le impone una serie de conceptos a sus hijas-hijos respecto a la violencia y abusos del progenitor. Aceptar esta teoría no es más que una práctica para no oír a la niñez que denuncia y encubrir a los abusadores violentos.


La figura del SAP jamás fue avalada por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, ni por la Clasificación Internacional de las Enfermedades y Trastornos relacionados con la Salud Mental que realizada la Organización Mundial de la Salud. Es por eso que NO SE PUEDE UTILIZAR COMO INSTRUMENTO de diagnóstico para potencial material probatorio que apalanque el descreimiento y archivar la causa de fondo. Por eso, ES DENUNCIABLE cualquier perito en psicología que lo aplique a sus conclusiones en un informe. Se puede exponer este mal accionar en el Tribunal de Disciplina de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA), en nuestra zona distrito V con sede en Zárate.

A tener en cuenta, no siempre se plasma el SAP como concepto cristalizado, sino que lo disfrazan de “relato adulto” o “conflicto parental”. Esto sin tener en cuenta, siquiera, a la niñez denunciante de violencia como víctima. Mucho menos es tenida en cuenta como testigo de situaciones de violencia, aunque esto sea considerado violencia ambiental. Frente a esto último, hacen oídos sordos los Servicios Locales, Juzgados y Fiscalías, posición no solo violenta de las instituciones, sino inconstitucional ya que la Convención de Derechos de Niños, Niñas y Adolescente (con jerarquía constitucional) en su artículo 12 manifiesta que tienen derecho a ser oídos en cualquier procedimiento judicial o administrativo que lo afecte, esto es en calidad de víctima o testigo. Resguardo que también se encuentra en el artículo 3-b de la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.


La primera medida que aplican los Juzgados de Familia frente a las denuncias por “violencia familiar” es la re vinculación con el progenitor denunciado. Una práctica violenta y tortuosa para la niñez vulnerable. Usualmente, son los mismos denunciados quienes solicitan en los juzgados tal revinculación o cuidado personal unilateral (antes denominada tenencia). Para los fallos, los jueces basan sus argumentos en el Interés Superior del Niño mencionado en el desarrollo de la Convención de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Alegan que el artículo 9 de dicho Tratado Internacional plantea que el Estado debe velar por derecho del niño que esté separado del progenitor a mantener contacto, pero no tienen en cuenta que este articulo también manifiesta “salvo si ello es contrario al interés superior del niño”. Pues, es claro que la niñez debe alejarse de quien ejerce la violencia, tortura, abusos sexuales para cuidar su integridad física y psicológica. Además, se obliga a la niñez violentada a tener contacto o vivir con su agresor. Si las niñas o niños expresan la negativa de tal pretensión, el agresor con apoyo de las instituciones judiciales acuden a artilugios donde aparece la implementación del falso SAP, aludiendo que no es una negativa genuina. Estas artimañas son contrarias, también, al mismo Código Civil y Comercial de la Nación Argentina, que en sus artículos 639 y 653 expresa que se debe tener en consideración el derecho a ser oído y la opinión del hijo respecto al cuidado personal, ya que las-los menores son sujetos de derecho.

Este es el marco de la violencia, revictimización judicial que deben atravesar niñas y niños cuando denuncian violencias o abusos sexuales. No son oídos, no se respetan como sujetos de derecho, les obligan a realizar infinitas pericias con distintos profesionales (Servicio Local, peritos de parte, peritos Juzgado de Familia, peritos Juzgados de Garantías, psicóloga tratante, etcétera) donde los presionan para que cuenten las situaciones vividas con detalles vertiginosos una y otra vez.


Frente a la acción ineficaz y agresiva antes descripta del Poder Judicial, si las madres pretenden respetar la voluntad de sus hijas o hijos vulnerados y protegerlos del agresor o abusador, pueden ir presas, tener que pagar multas descomunales, o no ver verles alejándoselos de su lado según la ley penal 24.270 de “prohibición de contacto”, transformándose en “Madres Protectoras”, perseguidas por la justicia mientras la niñez es restituida al violento.

Por todas estas injusticias, el domingo 21 de abril Furia Feminista junto a otras organizaciones y madres protectoras de Zona Norte, realizó frente a la Municipalidad de Malvinas Argentinas una intervención artística. Construyeron un “Monstruo Colectivo” para repudiar simbólicamente a los monstruos de los Servicios Locales que ''deberían bregar por la seguridad de nuestras hijas e hijos, pero solo se encarga de allanarles el camino a los agresores para que sigan ejerciendo violencia'', afirmó Pome [ver más].


''No van a lograr desgastarnos en la lucha. Seguiremos peleando por nuestras hijas golpeadas, abusadas y torturadas psicológicamente, tanto por los violentos como también por las instituciones que lo permiten'', agregó.


Furia Feminista es una organización cuya herramienta fundamental es la acción directa de base y organizada.


Fotos de Conurbanas Audiovisuales




Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud