• Código Plural

El Municipio y el Sindicato Municipal no llegaron a nada, y Abella ordenó un aumento por decreto

El intendente tomó la decisión ante la falta de avances de las negociaciones paritarias, y disgustado por las medidas de acción directa en varias dependencias del municipio, que incluyen movilización y asamblea permanente. El Municipio acusa al Sindicato de tener ''mala fe negocial'' y de incumplir su palabra, mientras que el Sindicato argumenta que las medidas de fuerza ''son consecuencia del actuar del D.E., de no otorgar paritarias de acuerdo a la necesidad de los trabajadores'' y acusa al Municipio de ''realizar prácticas antisindicales y desleales en contra de los trabajadores y del gremio''. El aumento será del 10% y será “a cuenta de futuros aumentos”.

El de la Necrópolis Municipal es uno de los sectores que lleva adelante medidas de acción directa, en reclamo por mejoras salariales.

Tras muchos días de un explosivo combo de negociaciones empantanadas y medidas de fuerza, en los que ni el Municipio ni el Sindicato Municipal lograron siquiera acercarse a un acuerdo, el intendente Sebastián Abella ordenó por decreto aumentar un 10% a los trabajadores municipales “a cuenta de futuros aumentos”.


Esta determinación fue tomada luego de una reunión llevada a cabo hoy entre el Municipio, representado por el secretario de Economía y Hacienda, Julio Olivastri, el secretario de Legal y Técnica Abel Sánchez Negrette, la subsecretaria de Asuntos Judiciales Lucía Schirripa, y la directora general de Recursos Humanos, Mónica Kulita, en representación del Ejecutivo; y el Sindicato Municipal, representado por María Florencia Mingues, Claudio López y Marcia Horrisberger.

En ella, el Departamento Ejecutivo manifestó que las medidas de fuerza llevadas a cabo en distintas dependencias municipales demuestran ''mala fe negocial'' de parte del Sindicato, y que ''impiden continuar con las negociaciones'' además de ''impedir la correcta o total atención al público''.


Por su parte, el Sindicato Municipal explicó que el estado de alerta y las medidas de acción directa que se están llevando a cabo -que incluyen movilización y asamblea permanente- ''es consecuencia del actuar del Departamento Ejecutivo de no otorgar paritarias acorde a las necesidades de los trabajadores'' y que dichas medidas fueron votadas y consensuadas por los trabajadores municipales que representan. Además, acusaron al Municipio de llevar adelante ''prácticas de carácter antisindical y desleal en contra de los trabajadores y del gremio''.


Esta fue la segunda reunión mantenida entre el Municipio y el Sindicato en lo que va de 2022. Según el Municipio, en la primera, celebrada el lunes 3 de enero, el Ejecutivo realizó una propuesta de mejora salarial que debía ser evaluada por el Sindicato ''el cual se comprometió a no realizar ninguna medida de fuerza mientas se mantuviera la negociación''. ''Dado que esto no ocurrió, pues se continuaron realizando asambleas con quite de coloración en las distintas áreas, el Departamento Ejecutivo comunicó su decisión de suspender todas las negociaciones salariales hasta tanto no se levanten las medidas de fuerza en su totalidad'', manifestaron desde el Municipio.

''Los porcentajes que ofrece (el Municipio) son un chiste. No quieren recomponer lo que perdimos del año pasado y quieren cerrar ya, ahora, la paritaria para todo el 2022. Obvio que no íbamos a aceptar eso'' confió un trabajador del Municipio a Código Plural.