• Código Plural

El histórico edificio del ex Jardín N°1, actual Consejo Escolar, en deplorable estado

Se encuentra desbordado por la vegetación, prácticamente intransitable, sucio, y con restos de lo que alguna vez fue el jardín de infantes estrella de la ciudad. El predio del actual jardín está en condiciones similares. ¿Quién es el responsable?

Pastos, yuyos, y basura ''engalanan'' el predio del histórico ex-Jardín N°1... ¿Quién es el responsable?

El Jardín Nº 1 "Manuel Belgrano" fue durante décadas (desde el 27 de octubre de 1962, para ser exactos) ''el'' jardín de infantes de la ciudad. Con enormes espacios verdes, altísimos eucaliptus, una gran variedad de juegos y un majestuoso edificio, fue siempre la primera opción pública para padres y madres para llevar a sus hijos. Las fotos de fin de año de los niños, en su característico parque, son un clásico de la ciudad.

Niños y niñas generación 1982 y 1983, en pose para la clásica foto en el majestuoso parque del Jardín al que todos querían ir

Desde hace poco más de 6 años, el histórico predio del jardín comenzó a ser utilizado como sede del Consejo Escolar local. También funciona allí la oficina de la S.A.D.: la Secretaría de Asuntos Docentes, conocida en la práctica como Secretaría de Inspección.

El jardín propiamente dicho, por su parte, pasó a funcionar en un austero edificio ubicado al lado, sobre la calle Güemes. La inauguración fue el 26 de agosto de 2014, durante la segunda intendencia de Stella Giroldi. La magia del jardín, por supuesto, se perdió en gran parte.

Lo que hoy puede verse en aquel lugar donde funcionaba el mítico Jardín es absoluto abandono. Afuera del predio, en las veredas, el panorama es selvático: pastos altísimos, yuyos, vegetación del interior del predio que se desborda por las rejas e invade la vía pública, basura de todo tipo, y ausencia total de vereda por donde transitar.

Adentro, la cosa no es muy distinta: pasto altísimo, que crece incluso entre las baldosas, esqueletos de lo que alguna vez fueron juegos de niños, pedazos sueltos de edificación, y hasta un tanque de agua tumbado en el suelo, casi completamente cubierto por pasto.

Las paredes de las edificaciones, además, están sucias, gastadas, y cubiertas de humedad. Pueden verse también parches y remiendos con cemento en las aberturas del edificio central. El acceso principal, por supuesto, también está también cubierto de pasto.


Por lo que se puede apreciar desde el predio del hoy Consejo Escolar, el estado del adyacente Jardín N°1 es bastante similar, al menos en lo que a espacios verdes se refiere. En cuanto al estado general del edificio, cabe señalar que se realizaron recientemente trabajos de pintura del muro y las rejas [ver más], y allí estuvieron presentes tanto los consejeros escolares del macrismo, Nelda García y Hugo Taboada, como la directora y la vice del jardín, Valeria Berón y Andrea Nicora. Los fondos para estos arreglos menores, calificados como ''Importante puesta en valor'' por prensa municipal, fueron enviados por la Dirección General de Escuelas. “La Provincia nos autorizó a realizar estos trabajos con recursos económicos que restaron de otra obra y fueron muy bien administrados”, explicó García.

Está claro que el financiamiento del mantenimiento del histórico predio donde hoy funciona el Consejo Escolar corresponde a la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE), dependiente del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Pero ¿quién es el responsable de ejecutar los fondos en el día a día, ya sea para pagar facturas de servicios (luz, agua, gas, internet, etc), decidir y pagar cortes de pasto y trabajos de jardinería, y de mantenimiento general del edificio? ¿Son acaso funcionarios municipales? ¿Empleados? ¿La presidencia del Consejo Escolar? ¿Todos los consejeros como cuerpo? En resumidas cuentas, ¿es jurisdicción de la Provincia o de la Ciudad?

La entrada al predio, descuidada, abandonada, y con pasto creciendo entre las baldosas

Cabe señalar, a modo de ejemplo, que la sede de la DGCyE, ubicada en Av. 13 entre las calles 49 y 50 de La Plata, fue declarado Monumento Histórico Provincial, y su preservación una cuestión de Estado. Se trata de un edificio cuya construcción comenzó en noviembre de 1883, y que fue inaugurado por el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dardo Rocha. La habilitación para su uso llegó en 1886. Finalmente, desde 1992 es un Monumento Histórico Provincial por Declaratoria Resolución Provincial Nº 35/80-Ley Provincial Nº 11.261/92. Las reformas y mejoras hechas al lugar durante más de un siglo no cambiaron el estilo arquitectónico concebido originalmente.


Este tipo de consideración es el que tendría que haber -y claramente no hay, véanse los ejemplos de los restos de los galpones del ferrocarril en el predio adyacente a la Costanera, la propia Estación de Trenes, y ni hablar del de la Casa de Los Costa- con el edificio histórico del ex Jardín N°1, que ya bastante daño ha sufrido (incluido un incendio). ¿Pasará mucho tiempo hasta que termine la deliberación respecto a quién debe hacerse cargo del mantenimiento y la preservación del lugar, y comiencen efectivamente a tomar cartas en el asunto? ¿Comprenden los distintos gobiernos el valor que tiene este sitio para el patrimonio y el acervo cultural de la ciudad? ¿Los campanenses vamos a esperar a que, como en el caso de la casa de la Familia Costa, solo queden escombros para quejarnos?


A continuación, las fotos:


Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud