• Código Plural

El periodismo es un trabajo digno. Si no es digno, no es periodismo

Actualizado: jun 7

El 7 de junio de 1810, Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", el primer diario post-Revolución de Mayo. En 1938, esa fecha quedó oficialmente establecida como el ''Día del Periodista'' en Argentina.


En el afán de favorecer y facilitar la irrestricta libertad de expresión, en Argentina no hace falta colegiación alguna para ser periodista. Y está bien que así sea. Es así que cualquier persona que sienta pasión por informar, y de hacerlo de forma sistemática y profesional, puede hacerlo sin ningún impedimento, al menos en el contexto democrático en el que vivimos. Estamos, por suerte, ante el más extenso período democrático de nuestra historia como país, y lo celebramos.


El periodismo no es la profesión más sencilla. Y bien ejercida, no es la profesión mejor pagada. El periodismo, cuando es libre y es comprometido (la única forma en la que puede existir, en realidad), difícilmente sea una profesión con la cual uno pueda enriquecerse, y menos en los tiempos que corren.


También se trata de una profesión que tiene ''atajos'' muy tentadores, sobre todo en la actual era de las redes sociales y de la información-mercancía digitalizada: un artículo periodístico publicado puede tener detrás horas de trabajo y esfuerzo intelectual, o puede no ser otra cosa más que un ''copy+paste'' de un segundo, es decir, el plagio periodístico por excelencia en el siglo XXI. Y, tristemente, el resultado final (repercusión, llegada, impacto, etc.) puede ser el mismo.


Otro desafío que tiene el periodismo actual tiene que ver con otra tentación: con la de dejar de hacer periodismo por distintas ''pautas'', ya sea de los gobiernos que, ilegalmente, premian obsecuentes y castigan periodistas serios por hacer periodismo serio a través de un sistema perverso que es tan poco conocido como controlado; o de partidos políticos, empresas multinacionales o sectores de poder que, con dinero -que no siempre tiene origen rastreable, y muchas veces lo tiene y es non-sancto-, pretenden cercenar el horizonte de temas que el periodista o el medio tiene libertad de tocar.


Es así como se ven a diario casos de diarios y portales que no tienen ninguna producción intelectual propia, sino que son meras ''carteleras'' donde se copy+pastean gacetillas hechas por otros (por verdaderos periodistas), donde sólo se ven artículos del gobierno de turno, generando así una atmósfera ficcional que es la antítesis perfecta del periodismo bien ejercido. Y, paradójica y tristemente, estos diarios y portales, llevados adelante por meros ''data entries'', que jamás oyeron mencionar a Eliseo Veron o a Roland Barthes, son los que más éxito suelen tener, al menos en términos de redituabilidad económica. Es que la obsecuencia y el renunciamiento a la verdad pagan muy bien.


Por todo esto, es que deseamos saludar y felicitar a todos aquellos periodistas libres, comprometidos y, sobre todo, apasionados. A aquellos que no se pueden ir a dormir si sienten que algo ''no cerró bien'' en una nota. A aquellos que conviven permanentemente con la sensación de ''si hago esto, voy a tener problemas'' y lo hacen igual en el afán de buscar la verdad. A los que crean contenidos. ''Las noticias no es necesario inventarlas, basta con reciclarlas'', decía Umberto Eco, y de esto han hecho un modo de vida muchos que no hacen más que prostituir el nombre de una profesión hermosa. A los que no le ponen precio a su libertad de expresión y, de esa forma, la fortalecen y vigorizan para todos los periodistas del país y para los que vendrán. Para los que preferirían cortarse un brazo antes que robarle material a un compañero no sólo de profesión sino, también y fundamentalmente, de clase. A los que dejaron atrás la estupidez pretendida por muchos -que no entendieron nada- de que el periodismo debe ser ''objetivo'' y ''desideologizado'', y se comprometen con alma, cuerpo y vida en cada palabra que escriben. A los que experimentan cada ítem del ''Código de ética periodística'' como si fueran los 10 mandamientos. A todos ellos, feliz día. A los otros, parafraseando al gran Norberto ''Pappo'' Napolitano, "Consíganse un trabajo honesto"

  • “El periodismo moderno justifica su existencia por el gran principio darwiniano de la supervivencia del más vulgar” Oscar Wilde

  • “El periodismo es libre o es una farsa” Rodolfo Walsh

  • "Necesitamos un periodismo libre, al servicio de la verdad" Papa Francisco

  • “Ser un empleado de un medio para contar la verdad del dueño en lugar de la tuya, es algo terrible” Luis Del Olmo

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud