• Código Plural

Darío Jalfin: La academia en la música

Este viernes en el CCK presentará su último disco “Lo que nunca haría”, una apuesta que lo llevó a salir de la zona de confort y hacer de su nuevo trabajo discográfico algo innovador. Antes de presentarse charlo con nosotros y nos contó sobre su historia y la creación del disco en conjunto con Tweety González.

ph: Alegría Alelí Cuba

Por Hernán Contento


  • ¿De qué manera se dio en vos el acercamiento a la música, en especial tu predilección por el Piano?

Mi acercamiento de la música surgió de forma muy natural, más o menos a los cinco años. No había ningún antecedente de músicos en mi familia, pero sí había visitado una vez a una prima de mi mamá que tenía un órgano y a una tía que tenía un piano. Evidentemente tuve una fascinación, porque empecé a insistirles sin parar a mis padres para que me compraran un órgano hasta que los convencí. Fue un teclado pequeño que tuve muchísimos años. En cuanto lo tuve en mis manos empecé a sacar melodías de oído y fue uno o dos años después que tuve mi primer profesor particular, que venía a casa. Desde ese momento hasta hoy, nunca dejé de estudiar piano ni música. Eso es algo que considero muy característico de mi personalidad y de mi búsqueda como músico.


  • ¿Cómo definirías cada una de tus facetas ligadas al mundo de la música? ¿Qué otras artes aprecias, con cuáles interactúas desde tu rol?

La verdad es que mis facetas en la música son muchas. Desde los 16 años empecé a trabajar como pianista, sobretodo tocando jazz. Poco tiempo después empecé a concretar mi vocación docente dando clases particulares de piano y de armonía. Cuando entré en la Licenciatura en Composición de la UCA empecé a componer música para cine y televisión. Más adelante llegó el momento de fundar mi primer grupo y también de empezar a producir música de otros. Cuando saqué mi primer disco y empecé a tocar en vivo más regularmente lo hice a la par de mis otras labores. Con los años cada uno de esos roles fueron creciendo y me fui profesionalizando cada vez más en cada uno y, si bien en algún momento pensé que me inclinaría por algunas de estas facetas, me di cuenta que todas son parte de mi identidad y disfruto mucho de poder cumplir todos esos roles sin encasillarse en ninguno. Hoy, consolidado como compositor de canciones y de música para medios audiovisuales, como productor, como titular de Composición y Arreglos y Letra y Música en la UCA, me doy cuenta que mi función es similar en todos los terrenos: me resumiría como un facilitador de procesos creativos musicales, me encuentre en el lugar que me encuentre en cada contexto. Me apasiona el cruce de la música con la poesía, el cine y las artes escénicas.


  • ¿En qué espacios de formación académica te capacitamos? ¿Quiénes fueron tus maestros?

Cuando estaba en cuarto año de la secundaria tomé la decisión de que quería estudiar la Licenciatura en Composición en la UCA y fue por eso que me cambié de una escuela Industrial a un bachiller común, para en quinto año,cursando media jornada, prepararme para rendir un exámen llamado "de Idoneidad Musical" y así saltarse los dos años del ciclo preuniversitario y poder entrar directamente a la especialidad Composición.


Me preparé en Armonía y Composición con el Maestro Javier Giménez Noble y en audioperceptiva con Alicia Carusiello. Mientras tanto se estudiaba piano clásico con Claudio Espector. Una vez que ingresé a la UCA tuve como referentes a mis maestros de composición de la carrera, sobretodo a Marta Lambertini y a Julio Viera. En paralelo estudiaba piano-jazz, improvisación y arreglos con Diego Schissi, que fue importantísimo en mi formación. En esos años descubrí el "Sistema Consciente para la Técnica del Movimiento" una disciplina física para músicos, que trabaja la conexión entre pensamiento, movimiento y sonido. Estudié más de 10 años esta técnica con la maestra Ana Cigarrán.


  • ¿Cuáles son los principales referentes en los que te ves reflejado en la actualidad? ¿Còn quiénes tuviste el privilegio de compartir escenario?

Tengo como principales referentes a artistas con los que tuve la suerte de estar cerca de una u otra manera. Grabé mi primer disco de la mano de Litto Nebbia, que fue mi padrino musical. Fito Páez cantó conmigo en mi disco La ilusión y pude hacerle un gran homenaje a Charly con el ciclo Octubre García en 2016 en el CCK y tengo una amistad con Jorge Drexler, quien fue mi mentor en el mundo de las décimas. También compartí grabaciones y escenarios con artistas contemporáneos que admiro, como Lisandro Aristimuño, Lucas Martí, Rosal, Pablo Dacal, Lucio Mantel, Seba Ibarra, Ainda Dúo, Loli Molina, Candelaria Zamar, Melina Moguilevsky, Alfonso Barbieri y Pablo Grinjot, entre muchos otros.

También se sumaron en mi último disco referentes como Fernando Samalea y Fernando Kabusacki y artistas internacionales como David Aguilar (México) y Pablo Lesuit (España).


  • ¿Por qué motivo surgió la idea de realizar el proyecto ¨Lo que Nunca Haría"? ¿Qué características posee? ¿Qué sonidos lo diferencian de tus discos anteriores?

Lo que nunca haría es un disco que me propuso hacer Tweety González. Yo ya había editado a través de su sello Twitin Records mi disco anterior, La ilusión. Me trajo la idea de hacer un disco muy diferente de todos los anteriores que hice, dejando de lado el piano y los arreglos escritos para componer una serie de canciones en estética minimalista y electrónica, con programación rítmicas y sintetizadores.

En palabras de Tweety era "sacarme la academia". Salir de mi zona de confort y de la forma que tuve siempre te concebir la composición y la producción musical.

  • ¿Cómo llegaste a conectarte con Tweety González? ¿De qué manera vivieron la experiencia de trabajar juntos a fin de darle forma a la placa? ¿Por qué hablamos de "Desafío"?

Con Tweety nos acercamos a partir de un show de Rosal en el que yo tocaba y él fue a ver. Le conté que estaba grabando un disco, que sería La ilusión, cuando le mostré el material le interesó para editarlo. Me ayudó en la etapa final de la mezcla, porque fuimos con Guillermo Mandrafina, el Ingeniero de Mezcla, a su estudio a darle el toque final a las mezclas antes de masterizarlo. Cuando me propuso ser el productor artístico de Lo que nunca haría me dio total libertad en la primera etapa creativa de desarrollo de las composiciones. Me prestó un sintetizador en el que me centré para lograr el sonido del disco y logré a desarrollar maquetas que él fue supervisando a distancia, para después sumergirnos en un proceso muy intenso y realmente compartido en el estudio. Todo lo que grabamos después de las maquetas, las participaciones de los invitados que participaron, mis voces, ideas que surgieron en el camino y la mezcla de todo el material, lo hicimos estando juntos en todo momento.

La experiencia fue un gran desafío, no sólo por hacer un disco con un lenguaje tan diferente al que estaba acostumbrado, sino también por la situación de ser producido y además por un referente con el que crecí escuchando la música que produjo y tocó.
  • ¿Quién estuvo a cargo de la masterización? ¿Cómo transitaste la etapa de la mezcla al sumar a un profesional de su prestigio?

La masterización la hizo Andrés Mayo que, además del extraordinario Ingeniero que es, es un gran amigo y se lleva muy bien con Tweety laboral y personalmente. Tanto ese proceso como en la mezcla fueron instancias de un gran aprendizaje para mí. Es muy importante poder trabajar con gente que uno admira y poder relajarse y disfrutar de las decisiones tomadas en equipo, escuchando las ideas de cada uno.


  • ¿Cuáles fueron las ciudades en las que se presentó "El Saigón Tour"? ¿Cómo fue la recepción de tu obra por parte del público en ellas?

El Saigón Tour me llevó por Madrid, Porto, Vigo, Valencia y Barcelona, donde toqué en varias ocasiones tuvo una recepción excelente por parte del público que, al igual que la prensa, destacó mucho la originalidad de la propuesta. Fue mi segundo año consecutivo haciendo una gira europea y en el medio había girado por Colombia. Siempre fueron experiencias excelentes las de llevar mi música a otros países.


  • ¿Cuando vas a presentar "Lo que Nunca Haría" en CABA, quienes te acompañarán en el concierto? ¿Qué expectativas tenés para esa fecha tan esperada?

Lo que nunca haría va tener su presentación en vivo el mismo día que se lanzan todas las plataformas digitales: el viernes 3 de mayo. En el concierto tocaremos todas las canciones del disco y también reversiones de canciones de mis discos anteriores en este formato electrónico. Será la primera vez que, teniendo la posibilidad de hacerlo, no tocaré el piano. Me acompañarán casi todos los músicos que participaron del disco: Fernando Samalea, Fernando Kabusacki, Ainda Dúo, Candelaria Zamar y Melina Moguilevsky. Se sumarán Tomás Hepner en teclados y Manuel Caizza (Verne) en guitarra y voz en Electrocutándose, una de las canciones del disco que compuse y grabé junto al artista español Pablo Lesuit.


Show en el CCK

Viernes 3 de mayo a las 20hs en la Cúpula del Centro cultural Kirchner, Sarmiento 151. Entrada gratuita (reservas disponibles en el sitio y boletería del cck desde el martes 30-4) .



Para conocer mas de Dario podes buscarlo en su pagina de Facebook

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud