top of page

Buena intención, mala ejecución: Dálmine jugará con una camiseta rosa en honor al mes de la mujer

El viola anunció que en el duelo de copa Argentina contra San Martín de San Juan, pautado para fin de mes, usará una camiseta color rosa con el objetivo de homenajear a las mujeres. La iniciativa es un tanto polémica, y ha sido cuestionada tanto por hinchas varones como mujeres. Te explicamos por qué.

El próximo viernes 8 se conmemora el Día de la Mujer y por ello Villa Dálmine dio a conocer que en el partido frente a San Martín de San Juan por la Copa Argentina usará una camiseta color rosa con el objetivo de rendir homenaje a las mujeres en su mes.


La acción que llevará adelante el club de Campana tiene buenas intenciones, si, pero no fue recibida con mucha gracia por una gran cantidad de hinchas que se expresaron en las redes sociales. Por un lado, el ''clásico'' cuestionamiento respecto al cambio del tradicional color violeta. Pero también, paradójicamente, muchas de las críticas llegaron de la mano de las hinchas mujeres. Éstas cuestionan al club por ejercer una “doble moral”, ya que por un lado la institución busca homenajear a las mujeres, pero en los hechos concretos no existen en el club las mismas condiciones para socias y socios. Ya desde el momento en el que existe una cuota diferenciada para mujeres, más barata que la de los hombres, se está realizando una diferencia que no debería existir.


Es cierto que estamos en un proceso de cambio hacia una sociedad más igualitaria, donde la opresión y la desigualdad que viven las mujeres está -afortunadamente- en la agenda mundial. Transitando ese camino se encuentran varios clubes, que con mucha creatividad aportan su granito de arena a la lucha de las mujeres sin caer en clichés sexistas o patriarcales. Por ejemplo, este último fin de semana el plantel masculino de Banfield salió a la cancha acompañado por sus pares del equipo femenino para ''bancar'' la lucha por un fútbol femenino profesional. También, en consonancia con el #8M, el club Danubio de Uruguay lanzó la campaña “Números a los que les damos la espalda”, y usará camisetas con cifras que visibilicen la desigualdad de género. Mirá el video a continuación:

Podría entenderse la iniciativa de Dálmine en ese camino. Pero lo que la hace cuestionable es la diferencia que plantea puertas adentro con sus socios y socias, y también por la asociación directa del color rosa con lo femenino, cuando desde hace tiempo se está luchando en la sociedad para ponerle fin a la asignación de género a los colores.

El rosa no es un color ''de mujer''. Seguir insistiendo con enlazar el color rosa al género femenino es retroceder en el necesario proceso de deconstrucción que como sociedad tenemos que llevar adelante.

Es más: siendo que el violeta es el color que identifica a la lucha de las mujeres a nivel planetario, solo con una leyenda acorde en la camiseta tradicional hubiera quedado zanjado el asunto.

Por lo pronto, se está realizando la pre-venta de la camiseta a través del Departamento de Marketing del club, y el precio es de $1500 para socios y $1700 para no socios.

Comments


bottom of page