• Código Plural

Cuarta perpetua para el genocida Miguel Etchecolatz, que ahora incluye delitos sexuales

Fue por su actuación en el centro clandestino de detención Puente 12 y en la Comisaría 1° de Monte Grande. Además de homicidios y torturas, los jueces lo condenaron por un intento de violación y por abusos deshonestos. Hubo gran malestar entre los familiares de las víctimas por la absolución de otros cuatro procesados.

El genocida Miguel ''Tigre'' Etchecolatz, ex-policía que fuera director de Investigaciones de la Policía Bonaerense y mano derecha del ex-general Ramón Camps durante el Proceso de Reorganización Nacional que se cobró la vida de 30.000 personas, recibió ayer su cuarta condena a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad. Además, por primera vez fue también condenado por delitos sexuales, ya que los jueces determinaron que llevó adelante un intento de violación y varios abusos deshonestos.


Etchecolatz, gran sospechoso de la desaparición de Julio López y quien quiso beneficiarse -sin éxito, afortunadamente- del ''2x1'' macrista en mayo del año pasado, fue condenado en esta oportunidad por los delitos que cometió en los centros clandestinos de detención que funcionaron en la División Cuatrerismo de la Brigada Güemes (Puente 12), en La Matanza, y en la Comisaría 1° de Monte Grande, de Esteban Echeverría.

La División Cuatrerismo funcionó desde 1974 a diciembre de 1977, en dependencias de la Policía de la Prov. de Buenos Aires, a un costado del Puente 12 en el cruce de la Av. Ricchieri y el Camino de Cintura. Partido de la Matanza. El CCD de la Comisaria de Monte Grande funcionó entre los años 1976 y 1978, ubicada en Av. Santamarina 474, Monte Grande, Partido de Esteban Echeverría.


El Tribunal Oral Federal 6 condenó al represor por los delitos de homicidio agravado por alevosía (tres casos), violación y abuso deshonesto (uno), abuso deshonesto (seis), privación ilegal de la libertad agravada y tormentos agravados por la condición de perseguido político de la víctima (100).

La condena fue celebrada por el público presente. Cuando Fernando Canero, presidente del tribunal, leyó la sentencia, el ex-policía, de pie, sonrió y le dio un beso al rosario que llevaba


Cuando el presidente del tribunal, Fernando Canero, leyó la sentencia, el público comenzó a festejar. Etchecolatz -de campera azul y bastón- sonrió y besó el crucifijo que tenía sobre el pecho.


Los jueces también le dictaron perpetua a Federico Minicucci, ex jefe del Área Militar 112. En cambio, los ex policías bonaerenses Alberto Bulacio, Daniel Mancuso y Nildo Delgado recibieron condenas de ocho, seis, y siete años respectivamente, por considerárseles responsables de los delitos de privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados.

Lo que causó gran malestar en el público y, sobre todo, entre los familiares de desaparecidos, fue la absolución otorgada a los subinspectores José Félix Madrid y Guillermo Horacio Ornstein, y a los agentes Carlos Alberto Tarantino y Ángel Salerno. "Como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar" fue el cántico entonado por los presentes inmediatamente después de conocerse la decisión.


Previo a recibir su cuarta condena perpetua, Etchecolatz afirmó ser victima de una "despiadada persecución judicial", que la ''justicia argentina es una retorcida condena a muerta, un plan de exterminio'' y reprochó a los jueces la revocación de su prisión domiciliaria.

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud