• Código Plural

ANALISIS: Croacia goleó a Argentina, la dejó muy complicada, y se especula con la salida de Sampaoli

El equipo argentino de fútbol cayó 3 a 0 ante Croacia en su segundo partido en el Mundial de Rusia 2018. El futuro de la albiceleste en la Copa del Mundo depende casi exclusivamente de lo que ocurra hoy al mediodía entre Nigeria e Islandia. Fuertes rumores de una posible salida de Jorge Sampaoli.

Créditos foto: © Getty Images - es.FIFA.com

Argentina salió ayer a la cancha con un once inicial que fue muy discutido en la previa, y que mas allá del cambio táctico y nominal nunca se supo bien para qué se planteó de esa forma. Resulta extraño que un equipo cabeza de serie, cinco veces finalista y bicampeón mundial realice movidas tan extrañas y tan drásticas en períodos temporales tan cortos. Por ejemplo, contra Islandia hubo línea de cuatro defensores y doble cinco, y ayer contra los croatas se improvisó una línea de tres que literalmente parió los primeros 45 minutos, en especial con los ataques por la banda de Salvio. Otro: un jugador que no fue insólitamente incluido en la lista original de 23, de repente es titular en el partido mas difícil del grupo: Enzo Pérez, de aceptable partido (podría haber definido su performance como ''muy buena'' de no ser por el increíble gol que erró con todo el arco de frente y a su merced). Y uno mas: de poner de entrada a Gio Lo Celso en los amistosos previos al mundial a que no entre ni un minuto de los 180 jugados hasta ahora en Rusia. Pasan cosas inexplicables, que terminan en resultados fácilmente explicables.


El primer tiempo de Argentina, pese a sufrir bastante en defensa con una línea de tres que no estaba bien acoplada con los dos volantes por las bandas que ''completarían'' una eventual línea de 5, fue mas que aceptable. Mejor que contra Islandia, encontrando mas espacios, y a medida que pasaban los minutos los problemas en defensa iban disminuyendo. El equipo de Sampaoli era mas que Croacia, y las expectativas para el segundo tiempo eran buenas. Además, al final de cuentas, el escenario del empate no era tan malo (Diego Latorre dijo en un momento, durante la transmisión, que si le ofrecían firmar el empate por debajo de la mesa, agarraba la lapicera y lo hacía).

Luka Modric - Créditos foto: © Getty Images - es.FIFA.com

Pero el segundo tiempo fue una catástrofe. Todo comenzó a desmoronarse tras un pelotazo cruzado, lanzado desde la banda izquierda croata a la altura de su propia área y que cayó en campo argentino. Otamendi salta por la pelota junto al atacante Mario Mandzukic, quien termina ganándole el salto pero sin hacerse del balón. Quien termina controlándolo es Gabriel Mercado, que juega para atrás con el arquero Wilfredo Caballero. El guardametas del Chelsea, que ya había mostrado serias inseguridades en los amistosos contra Italia y España, y en el debut mundialista contra Islandia, no tuvo mejor idea que intentar picar la pelota por encima de Ante Rebić, el único croata activo en la jugada, para devolvérsela a Mercado. Y no, no lo logró. No sólo no lo logró sino que el delantero del Eintracht Frankfurt de la bundesliga encima definió como si fuera el gordo Ronaldo en sus mejores épocas: de volea, la colgó de un ángulo.


Un baldazo de agua fría caía sobre un equipo argentino que aun no había podido conectarse con Leo Messi, de muy poca participación en el primer tiempo, y directamente nula en el segundo. El crack rosarino no tuvo la pelota en los pies, no tuvo sprints, no tuvo movilidad para desmarcarse, mostrarse y pedir la pelota, y no fue un problema en lo más mínimo para Croacia, que así y todo nunca lo desatendió. Contra Islandia, el capitán nacional tuvo alguna que otra jugada de peligro, varios tiros libres, e incluso un penal a su disposición. Pero ayer, contra Croacia, no estuvo.

Lionel Messi - Créditos foto: © Getty Images - es.FIFA.com

Quien sí estuvo fue la estrella del plantel croata, el astro del Real Madrid Luka Modric. Jugador excepcional, tiempista como pocos, con gran capacidad de marca a pesar de ser un volante creativo, Modric tuvo una y definió el partido. Recibió la pelota en tres cuartos de cancha, en el centro, y tuvo tantos espacios y tanto tiempo para pensar -dada la pasividad argentina en la marca- que pudo hasta elegir su perfil antes de rematar. El disparo fue violento, combado desde afuera hacia adentro, inatajable a pesar del enorme esfuerzo de Caballero, y el 2 a 0 sepultó toda ilusión argentina.

Gol de Luka Modric - Créditos foto: © Getty Images - es.FIFA.com

A partir del segundo gol croata Argentina fue una comparsa. Una anarquía absoluta, liderada y fogoneada por el entrenador Jorge Sampaoli que hizo ingresar a Pavón, Dybala e Higuaín todos juntos en apenas unos minutos. Los dos primeros poco pudieron hacer. El pipa, en cambio, entró enchufado y todas sus acciones fueron correctas.


Con Argentina desesperada se vino el caos táctico, los pelotazos a ninguna parte, el toqueteo intrascendente de siempre, y los ya clásicos suicidios defensivos. Y así es que llegó el tercer gol de Croacia: un contragolpe que agarra mal parado a todo el equipo nacional, quedan tres contra tres, Ivan Rakitic con la pelota, dispara al arco, contiene Caballero que, como siempre, da rebote. La pelota cae en poder de Kovacic, éste devuelve a Rakitic, y el volante del Barcelona define con absoluta comodidad mientras Mascherano reclama un offside qué sólo él y su imaginación vieron. Primera y única mancha para Masche en una copa mundial, ya que de no haber perdido la marca de Rakitic quizás la historia hubiera sido otra.


Con el 3 a 0 vino ''la hecatombe, el desastre total, y una seguidilla de hechos bochornosos'' como supo decir alguna vez Pablo Granados en el sketch ''Deportes en el Recuerdo'' de Videomatch: Messi reaccionando mal ante una falta menor, Otamendi queriéndose pelear con todo el mundo, la hinchada argentina (gigantesca, por cierto, de casi 25.000 personas) insultando tanto a Caballero como a Sampaoli, y un equipo que durante los diez minutos finales fue de once zombies al mejor estilo The Walking Dead. Sin alma. Sin temple. Sin hacer honor al peso que esa camiseta supo ganar con el tiempo y los títulos.


Sin duda alguna fue uno de los capítulos mas tristes para Argentina en una Copa del Mundo. Porque si bien en 2010 fuimos goleados, lo fuimos contra una potencia mundial muy superior -Alemania- y en instancias de cuartos de final. En fase de grupos, esta fue la peor derrota argentina desde Suecia 1958, cuando el equipo dirigido por Guillermo Stábile cayó 6 a 1 ante Checoslovaquia.


Al finalizar la negrísima jornada de este jueves 21, distintas fuentes confirmaron que los jugadores argentinos estaban manteniendo una reunión (estamos hablando de las 4 o 5 de la mañana de Rusia) sin el entrenador Jorge Sampaoli. Desde el programa de América ''Animales Sueltos'', Alejandro Fantino dijo que el rumor era que el plantel iba a pedir que Sampaoli se aleje de la dirección técnica, y que Jorge Burruchaga -campeón y subcampéon mundial en 1986 y 1990- se haría cargo del equipo de aquí a lo que le reste de camino a Argentina en Rusia 2018.

Jorge Sampaoli - Créditos foto: © Getty Images - es.FIFA.com

Ahora, a los números: si bien lo que sucedió ayer fue un desastre de proporciones gigantescas, la albiceleste mantiene chances de clasificar, y no son tan ''locas'': para que Argentina avance de ronda en el segundo lugar del grupo, es menester que hoy Islandia no le gane a Nigeria. El mejor escenario sería que los verdes le ganen a los europeos, para que Islandia quede con los mismos puntos que Argentina, Nigeria pase a la segunda ubicación con tres puntos, y se llegue a la tercera jornada ''mano a mano'' contra Nigeria, a quien Argentina deberá ganarle si o si. Si este pequeño milagro sucede, todo indica que la selección ¿de Sampaoli? enfrentaría a Francia en octavos de final. Siendo optimistas, ¿por qué no? Algún aroma a Italia '90 tiene la cosa...