• Código Plural

Campana golpeada por la crisis: cada vez hay más locales cerrados

Recorrimos las tres principales arterias comerciales de la ciudad, y el panorama es desolador: proliferan los locales cerrados, y los que se mantienen abiertos se ven obligados a realizar fuertes ajustes, incluso a ''bancar las pérdidas'' para no tener que bajar las persianas. Hablamos con dueños de negocios en este difícil momento tanto para la ciudad como para el país.

En Campana cerraron muchísimos comercios, y los que siguen abiertos no la están pasando bien producto de la crisis

Esta nota surgió casi a la fuerza. Del día a día, de caminar la ciudad como cualquier vecino. Porque es inevitable ver la alarmante cantidad de locales comerciales cerrados, vacíos, y con carteles de alquiler.


En los últimos tiempos, incluso, han habido varios casos muy icónicos, como los de ''La Viena'', que cerró sus puertas luego de 80 años en la Av. Rocca; el de Labriola, decano entre los videoclubes, que tras 33 años de actividad dejó de existir (y ahora sus dueños abrieron un pequeño showroom de artículos de tecnología); y el del inmenso y ''milenario'' local destinado a remates de la inmobiliaria Zulma Villalba, hoy desocupado y con sus vidrieras tapadas con pintura blanca. Rubros distintos, con particularidades para cada caso, que supieron atravesar crisis profundas en el pasado, pero que tuvieron a la actual coyuntura económica como límite.


Pero también pudimos percibir otro fenómeno alarmante, que es la feroz velocidad con la que la realidad económica del país destruye los sueños de los valientes emprendedores (que, a pesar de todo, sigue habiéndolos). Se trata de locales que abrieron hace poco meses y ya armaron las valijas, de comerciantes que apostaron fuerte pero, indudablemente, subestimaron al enemigo: el ajuste a los bolsillos de los argentinos, propiciado desde todas las esferas del gobierno.


Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa las ventas minoristas durante septiembre cayeron 14,5% en promedio respecto a igual mes del año pasado. La retracción en los distintos sectores más importantes fue de:

  • Bazar y regalos: 20,4%;

  • Ropa y artículos deportivos: 16,9%;

  • Ferretería, materiales eléctricos y para la construcción: 17,7%

  • Joyería, relojería y bisutería: 18,5%

  • Juguetería y artículos escolares, 16,1%

Los datos de habilitaciones, por su parte, indican que durante el 2018 en Campana se perdieron 153 comercios, y que los trámites de altas, renovación de habilitación, cambios de rubro y ampliación disminuyeron drásticamente de 2017 a 2018.

Es por eso que decidimos salir a la calle a registrar locales vacíos, y a hablar con los dueños y empleados de aquellos que aun, ''a los ponchazos'', se mantienen en pie.

A todos ellos entramos con la idea de hacer 4 o 5 preguntas cortas y simples, de respuestas rápidas, e irnos, con el objetivo de recabar información de la mayor cantidad posible, y así agrandar la muestra y darle mayor representatividad a la encuesta.


Pero de la teoría a la práctica hubo mucha distancia: en la mayoría de los casos, la conversación se extendió mucho más de lo deseado. En un conocido local de aberturas de la Av. Varela, por ejemplo, escuchamos durante 75 minutos a su dueño, que por primera vez en décadas barajaba la posibilidad de cerrar. Claramente, los comerciantes locales no sólo la están pasando mal sino que también están ávidos de contar lo que les sucede, de ser escuchados, de desahogarse.


Los comercios que visitamos, y con cuyos dueños o empleados conversamos y consultamos, fueron 24: 8 de la Av. Rocca, 8 de la Av. Varela, y 8 de la Av. Mitre, las tres principales arterias comerciales de la ciudad, cada una de ellas con situaciones específicas y diferenciadas las unas de las otras, pero todas igual de golpeadas por la crisis.


AV. ROCCA

  • 6 de los 8 comercios dijeron que al término del año 2015 se encontraban en una mejor situación que la actual. Entre estos 6, hay uno que afirma ''estar mal'' pero que lo viene estando ''hace mucho tiempo'' y que la crisis del 2001-2003 ''fue mucho peor''. Los dos restantes son locales que abrieron sus puertas recientemente, que no existían en 2015, y cuyos dueños afirman ''vender bien'' (uno de ellos admitió que el suyo es ''un caso especial'', y que percibe cómo a su alrededor los comercios sufren los embates de la crisis)

  • Los mismos 6 comercios de los 8 aseguraron que 2018 fue ''peor'' para las ventas que 2015, pero ''mejor'' que 2019. 1 de los 2 que abrieron recientemente no percibe diferencias entre 2018 y 2019. El restante no había abierto aun en 2018.

  • Consultados sobre qué medida podría tomar el ejecutivo Municipal para ayudar a transitar la crisis, en la Rocca hay una buena coincidencia en que el estacionamiento a 45° sería muy beneficioso: nos lo mencionaron en 4 de los 8 locales. En 2 señalaron que ''bajar las tasas, que son altísimas'' sería la medida a tomar, y en los 2 restantes mencionaron ''mejorar el transporte público'' y ''más seguridad''

  • Consultados sobre la reciente obra pluvial en la Av. Rocca, 2 dijeron que ''empeoró la situación anterior'', 1 que ''mejoró la situación anterior'' y 5 que ''no percibieron cambios significativos''

AV. VARELA

  • 6 de 8 comerciantes de la ex Av. Rivadavia aseguraron que en 2019 venden menos que en 2018.

  • 5 de los 6 de arriba detallaron que, aparte de vender menos hoy que en 2018, en 2018 vendieron menos que en 2015. El 6° no había abierto aun en 2015. Uno de ellos, el dueño del local de aberturas, nos contó que ''llevaba 4 días sin vender nada'', que su único empleado ''gana mas que yo'', que redujo las horas de trabajo de su empleado, y que buscó trabajos paralelos para sobrevivir.

  • 2 de los 8 comerciantes afirman tener más ventas hoy que tanto en 2015 y 2018. Sin embargo, sus argumentaciones confirman la tendencia: uno de ellos, dueño de una ferretería, manifestó que "mantenerse es un logro" y que tiene claro que ''a este rubro le va bien pero el resto la pasa mal por la crisis''. El otro, propietario de una santería, comentó que "nos va bien porque invertimos mucho para tener variedad, pero sabemos que está todo muy mal. En la cuadra solo sobrevivimos este local y el de al lado. Los otros tres cerraron"

  • En cuanto a potenciales medidas municipales para ayudar a reactivar el comercio en la avenida, 4 de los 8 apuntaron al estacionamiento como un problema a solucionar, y pidieron que lo hagan medido. Uno de los propietarios, de un local de venta de lanas, se quejó de que tenían la cuadra de su negocio permanentemente cubierta con autos estacionados de dos remiserías, y pidió estacionamiento medido y mayor control de tránsito. Otro de ellos, ubicado entre Ameghino y Coletta, se quejó fuertemente de los cortes de calle que el municipio realiza ante cada evento en el Parque Urbano. Por último, uno de los dueños consultados señaló que deberían simplificar el procedimiento de habilitación de los locales porque hoy es ''una pesadilla''

AV. MITRE

  • Aquí, 7 de 8 comercios aseguraron que en 2018 vendían más y les iba mejor que en la actualidad

  • De entre los 7 de arriba hubo 6 que, además, dijeron que en 2015 les iba mejor que tanto en 2018 como en 2019. El restante aun no había abierto sus puertas en 2015.

  • 1 comerciante, dueño de un local de accesorios de telefonía celular (que contó que en un tiempo vendía teléfonos, pero luego de reiterados robos decidió no tener más móviles en su local y focalizarse en los accesorios) aseguró estar en 2019 ''igual'' tanto que en 2018 como en 2015, y fundamentó su respuesta en que ''El que quiere trabajar, trabaja'' y que ''A mi ningún gobierno me regaló nada''.

  • Respecto a medidas que pudieran tomarse desde el gobierno municipal para paliar los efectos de la crisis, en la Av. Mitre coincidieron casi unánimente en que bajar las tasas y mejorar la seguridad traería cierto alivio. Sobre la específica problemática de la inseguridad, dos propietarios consultados realizaron críticas al CIMoPu. Argumentan que hay una gran presencia de cámaras en toda la avenida, pero que cuando ocurre un robo ''no te facilitan las grabaciones''.

Es interesante notar que 4 de los 24 consultados nos preguntaron ''por qué preguntábamos específicamente por el año 2015'', como identificando rápidamente ese año con el kirchnerismo, y sospechando que nuestra pequeña entrevista pudiera tener alguna intencionalidad política. Casualmente, los cuatro propietarios que nos preguntaron por la elección del año 2015 para nuestro cuestionario luego aseguraron no haber empeorado su situación respecto a 2018 y 2015.

También, que uno de los propietarios, que nos aseguró ''ganar menos que su único empleado'' y que ''piensa en cerrar'' porque nunca estuvo peor, manifestó -sin que se lo preguntáramos- que ''de todas formas va a votar a Abella'', en otra clara muestra -el corte de boleta brutal que se experimentó en las PASO es la principal- de que en Campana la gente percibe a Abella y Macri como cosas distintas, como dos dirigentes que transitan por carriles separados (para alivio del gobierno local).

Por último, dos de los propietarios consultados nos confesaron abiertamente que estaban sosteniendo las puertas de sus locales abiertas con pérdidas: ''si mi marido con su trabajo no me ayuda, tengo que cerrar, y ¿qué hago si cierro?'' fueron las palabras de una mujer cuyo local está en De Dominicis entre Rocca y Belgrano, profundamente disgustada con la actualidad económica del país, y que consideró cerrar su negocio luego de la mega-devaluación del 12/8 (dado que vende productos mayoritariamente importados y, por ende, enlazados al valor del dólar)


A continuación, algunas fotos de locales cerrados del casco céntrico, sólo a modo de graficar la delicada situación comercial que se experimenta en la ciudad producto de la crisis: