• Código Plural

''Calienta el Sol'' (por Miguel A. Di Fino)

“Desde la perspectiva del materialismo histórico al fascismo no lo definen personalidades ni grupos. Es una forma excepcional del Estado capitalista, con características absolutamente únicas e irrepetibles. Irrumpió cuando su modo ideal de dominación, la democracia burguesa, se enfrentó a una gravísima crisis en el período transcurrido entre la Primera y la Segunda Guerra mundiales. Por eso decimos que es una “categoría histórica” y que ya no podrá reproducirse porque las condiciones que hicieron posible su surgimiento han desaparecido para siempre.(…) Hoy, en la era de la transnacionalización del capital, la financiarización y el predominio de mega-corporaciones que operan a escala planetaria la burguesía nacional yace en el cementerio de las viejas clases dominantes. Y sin burguesía nacional no hay régimen fascista…” | “Bolsonaro y el fascismo” -fragmento- por Atilio Borón - Página/12 - 02/01/2019

“…Hay jueces respetuosos de los derechos que reconoce nuestra Constitución y hay otros que deciden utilizar el derecho con otros objetivos, ya sean propios o ajenos./ Hay jueces y fiscales que aplican razonablemente principios básicos como que todos somos inocentes hasta que no se nos condene después de un juicio en el que nos hayamos podido defender./ Que saben que no se puede condenar por “sospechas” de que alguien hizo algo. No debe haber ninguna duda sobre qué se hizo y cómo se hizo. Es que sin esa certeza no estamos ante un juicio –tarea del Poder Judicial– sino ante las suposiciones típicas de comentarios malintencionados que, en las peores épocas que hemos vivido, sirvieron para la caza de brujas y otras persecuciones./ Hay jueces y fiscales que tienen claro el valor supremo que se debe acordar a la libertad de las personas y sólo la restringen provisoriamente cuando no hay más remedio, cuando es indispensable. Pero antes de esa decisión saben que deben agotar todas las posibles alternativas./ En fin, hay jueces y fiscales que cumplen bien y orgullosamente su tarea y eso es lo menos que los ciudadanos debemos exigirles./ Hay mucho que cambiar en el Poder Judicial, lamentablemente nada nos asegura que lograremos inspirar a los jueces para que desarrollen empatía, pero lo que sí podremos hacer, y en esto confío, es desarrollar mecanismos de control para exigir el irrenunciable cumplimiento de nuestros derechos constitucionales. / No es sólo tarea de jueces y fiscales. Es nuestra.” | “Los jueces, la humanidad y los derechos” -fragmento- por María Laura Garrigós de Rébori, ex camarista- Página/12 - 04/01/2019.


“…Es claro que una parte de la sociedad es liberal-conservadora, y desde el punto de vista de la pregunta, ya aprendió que siempre hay que estar contra el populismo, o sea, contra los gobiernos populares. Otra fracción, por el contrario, “no aprende más” y seguirá votando por los intereses de las mayorías. Y hay un importante porcentaje indeterminado, fluctuante, que aprende y desaprende todo por un rato. Seguramente “el mundo” quisiera que estos últimos aprendieran que no deben votar populismo, y que deben seguir apoyando los experimentos “no populistas” como el de la actual gestión macrista./ Por el contrario, otros esperamos que muchos aprendan de la actual gestión neoliberal y que se descarte masivamente la posibilidad de seguir apostando a semejante fracaso y degradación de la vida colectiva. Lo que ya hemos aprendido es que los procesos de aprendizaje no son automáticos, ni están garantizados. No son nuevos los experimentos neoliberales en la Argentina que terminan en catástrofes económicas, y sin embargo vuelven a ocurrir. La opacidad de lo social es aprovechada por diversas fracciones de poder para establecer e imponer otros criterios para la valoración de los períodos políticos: orden-desorden; diálogo-no diálogo; república- no república, como ejemplos de oposiciones conceptuales que se le ofrecen a la población, para que la ficha anti-neoliberal no le caiga nunca…” | “El mundo y nuestros abismos” -fragmento- por Ricardo Aronskind - El Cohete a la Luna - 07/01/2019


PRENDER EL FUEGO


Si bien el “síndrome Bolsonaro” no se materializa, replicado, en la Patria argenta, no es porque no lo ansíen sectores liberal/conservadores/fascistoides en el gobierno (y en sectores opositores también), sino porque ya han establecido normas que vulneran derechos y garantías de la ciudadanía, aunque haya quienes parecen no percibir que les faltan…por ahora, ya que es el reclamo sostenido de actores y sectores político-sociales el que pone algún freno a tanta vulneración de derechos.


Desde ya que tal ausencia y/o restricción que experimenta la ciudadanía, si bien no está condicionada por “bolsonaristas”, si lo está por “doctrinas” como las de Chocobar, Irurzum o Bullrich, que hacen del “republicanismo macrista” su mejor expresión punitiva, de la que no dan cuenta quienes han apañado (apañan) al mismo, sean ellxs los “lilitxs”, “radicales que bajan las banderas”, “pichetistas”, prensa hegemónica y demás, que lo militan como la versión “neo-Libertadora” que poco se preocupan en negar, siendo con sus decisiones impiadosxs para con los sectores populares, tanto como lo han sido con Héctor Timerman y otrxs que han debido pasar por el “tamiz judicial” y mediático de MMLPQTP y su hijxs putativxs.


Por las dudas, vale reiterar que a falta de burguesía nacional, no es el capital transnacional el que soluciona las necesidades de las mayorías, sino la presencia activa de políticas públicas que el despreciado Estado populista puede aplicar, a despecho del odio de clase que destila el “neoliberalismo”.


PAREDÓN Y DESPUÉS…


Las cuestiones “hidraúlicas” surgidas en cada lluvia torrencial acaecida en la arteria principal del pueblo, parecen haber dilatado aspiraciones de eficiencia y eficacia para abordar obras públicas costosas por parte de la gestión “A”.

Así, más allá de las “explicaciones” que el comunicador oficial del municipio, Martín “Manotas” Seguín, brindó a los medios (La Auténtica Defensa - 04/01/19), resulta difícil de creer que para tal obra (estructural), no existieran los recaudos presumibles para una obra que cambia la fisonomía urbana del pago chico; eso sí, con el apoyo e interés de quienes se sumaron a “Construyendo Juntos”, proyecto “participativo” llevado a cabo con “vecinos, profesionales, funcionarios políticos y comerciantes”, convocado por la CUCEI y el municipio para “intervenir urbanísticamente” la Rocca (La Auténtica Defensa - edición del 24/12/17).


A punto tal se consideró que la obra sería un éxito sin fisuras, que además de elogios por parte de medios locales a la empresa adjudicataria del proyecto, también se explícitó que la misma, a su cuenta, realizó estudios especiales no previstos: “con un avión a escala no tripulado, que va sacando fotografías aéreas según las coordenadas GPS cargadas. Luego, con un software especial, se arma un modelo digital de la superficie relevada con el que corrimos simulaciones de cómo se comporta el agua de lluvia sobre la avenida”


Extraña que ante tal recaudo, el área de Obras Públicas no tuviera o no haya sido consultada, previamente, para tomar conocimiento acabado respecto a planos, proyectos previos realizados, por parte de profesionales, técnicos municipales y empresariales responsables de la obra, y si bien esto puede resultar especulativo, no podrían omitirse cuestiones que solucionarían problemáticas anteriores…como el “paredón” que, es de suponer, en algún plano, en algún proyecto estaría; por lo que si ante las “fallas” se recurre a las justificaciones y aparece la “Brigada A” a solucionar desaguisados estructurales…algo falló, ¿o no?.


Menos consideración han conseguido trabajadorxs de la Salud del “San José”, que han padecido la rigurosidad del calor en sectores del hospital, por fallas reiteradas con el aire central que, al menos, habría funcionado en sectores de internación, aunque en espacios de atención de pacientes, en ambas plantas hospitalarias, el calor intenso en semanas previas al fin del año, afectaba a profesionales, auxiliares, sin distinción, afectados a los distintos servicios del hospital.


A la fecha, según trascendió, se espera que en próximos días envíen equipos para afrontar los rigurosos días de enero, los cuales están intensificados también no sólo por el calor, sino por la cada vez mayor demanda de atención de la salud que, crisis mediante, el personal hospitalario debe atender.


En otra perspectiva, se inscribe la conflictiva que pareciera no estar resuelta de la “Costanera-gate”, en la que los intercambios de invectivas, con mayor o menor intensidad, de unxs u otrxs, no queda explicitado acabadamente para la ciudadanía si, por ejemplo, en la operación que se pretende concretar –más allá de los “6000 puestos de trabajo” que habría-, no existirían intereses particulares de algún funcionario o dirigente, vinculado al mercado inmobiliario local, a los que les redituaría la concreción del proyecto.


En tal sentido, no resulta tan extraña la postura del exclusivo representante en el Honorable de “AC-Primero Yo”, de quien no queda claro porque si se opuso a “Puerto Maderito” en su momento, hoy reivindica la “Costanera-gate”: ¿será porque para “Puerto Maderito” los bienes residuales del Estado, que dejó el menemismo, y que administraba la ex ONABE en la Costanera, eran más o menos accesibles para el Estado municipal, o porque los mismos que se administran hoy son más accesibles que ayer…?, ¿será porque la falta de “transparencia” anterior era más oscura que la “transparencia” de hoy…?; en plata, en interesados en el emprendimiento, ¿de cuánto, de qué montos se habla, quién/es son lxs inversorxs…?; ¿no existiría posibilidad alguna de que ese espacio costanero, sea del pueblo de Campana y de su Estado municipal en su totalidad, siendo que es parte constitutiva de su territorio continental…? o, simplemente, porque la “comunidad de negocios” local y su voracidad, hace que sucumba el Estado como ocurre en otros niveles de administración de los bienes que son comunes de los habitantes del distrito.

En sentido contrario a quienes continúan sosteniendo que Campana sería una “isla”, en el distrito también “pasaron (pasan) cosas”…, que más de unx oculte, disfrace, manipule situaciones, hechos, no significa que el pueblo campanero deba desconocer los alcances de acciones que afectarán su futuro como comunidad…lxs que quieran callar, que callen…


Es lento, pero viene…Vos ve.



Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud