• Código Plural

Aprueban una ordenanza que protege a los animales de compañía

El proyecto, impulsado por la concejal de Juntos por el Cambio, Karina Sala, fue aprobado en la sesión ordinaria del pasado jueves. La iniciativa busca proteger a las mascotas.

La concejal Karina Sala confeccionó el proyecto

En la sesión ordinaria del pasado jueves, el Honorable Concejo Deliberante aprobó   un proyecto de ordenanza impulsado por el bloque Juntos por el Cambio para que la ciudad adhiera a la Ley Provincial Nº 13.879 que prohíbe la matanza, el sacrificio y la eutanasia de animales de compañía, perros y gatos.

No obstante, el proyecto, impulsado por la concejal oficialista, Karina Sala, en el marco del Mes del Animal, exceptúa a los casos en que los animales presenten sufrimiento y un estado terminal, quedando a criterio de un veterinario.

Como parte de esta medida, se declara como único método ético y eficiente para el control del crecimiento poblacional de mascotas, la práctica de castración quirúrgica gratuita, en el que se deberá identificar a cada animal, como también la vacunación antirrábica y desparacitación.

En este sentido, el Municipio elaborará e implementará políticas públicas adecuadas para preservar la salud animal, evitando así el contagio a personas, mediante la prevención y asistencia que garanticen la eliminación o disminución de enfermedades habituales.

Por otra parte, el proyecto confeccionado por Sala, permite la permanencia de animales que impliquen fines educativos, terapéuticos de readaptación y los que presenten un servicio local como lazarillos o función similar en establecimientos educativos, hospitales o geriátricos.

“Es muy importante que los gobiernos provincial y municipal, en su condición de autoridades sanitarias rectoras, implementen las estrategias y acciones que permitan alcanzar el equilibrio entre la población animal, la humana y el medio ambiente a fin de lograr una sana convivencia entre ellos”, remarcó la edil al respecto.

Para concluir, mencionó que “es fundamental que impulsemos estas acciones que, además de ayudar a controlar la población animal, mejoran su calidad de vida y reducen los riesgos de contagio de enfermedades infecciosas para las personas”.
Romano FDT (1).gif