• Código Plural

Alonso, Carrizo y Varela en La Josefa

Se reunieron en la sociedad de fomento del barrio, para escuchar y atender las principales preocupaciones de los vecinos: falta de reductores de velocidad, erradicación de microbasurales, zanjeo, y servicio de agua potable. “En algunos sectores de nuestra ciudad estamos en situaciones emulables a la de una emergencia hídrica”, alertó la diputada provincial.

La reunión con los vecinos de La Josefa tuvo lugar en la sociedad de fomento del barrio.

Acompañada por la concejal Romina Carrizo y el referente local de Somos – Barrios de Pie, Guillermo Varela, la diputada provincial Soledad Alonso fue invitada por vecinos de La Josefa a una reunión que tuvo lugar en la sociedad de fomento del barrio.

Falta de reductores de velocidad, erradicación de microbasurales y zanjeo fueron algunas de las preocupaciones planteadas.

“Entre las principales preocupaciones que nos manifestaron los vecinos –comentó Carrizo- se encuentran la falta de mantenimiento del zanejo y de espacios comunes. También la erradicación de microbasurales, y la necesidad de colocar reductores de velocidad en diferentes calles del barrio”.

“Estamos abiertos a ser convocados por los vecinos y las vecinas, escuchar sus preocupaciones. En la medida de lo posible, intentamos darle visibilidad y seguimiento a los problemas con las herramientas y en los ámbitos correspondientes. La transformación se inicia en el territorio: estar en el barrio, escuchar al vecino para poder trasladar, resolver, realizar. La correcta prestación de servicios y particularmente el del agua potable, son otras de las preocupaciones planteadas por los vecinos y vecinas con quienes nos reunimos. Sobre este punto en particular, puedo decir que días atrás me puse en contacto con el Subsecretario de Recursos Hídricos, Guillermo Jelinski, para comenzar a trabajar algunos temas que ABSA tiene para solucionar no sólo en La Josefa, sino también en diferentes barrios de Campana que venimos recorriendo”, comentó Alonso y señaló: “Lo cierto es que en algunos sectores de nuestra ciudad estamos en situaciones emulables a la de una emergencia hídrica: días en que o no hay suficiente presión, o directamente no sale agua por las canillas. Estas situaciones se ven potenciadas porque estamos en verano, y en un contexto en el que para enfrentar al Covid-19 nos higienizarnos constantemente. Por eso, también es importante que los vecinos cuiden el agua disponible utilizando buenas prácticas y recomendaciones que todos conocemos: no dejar correr el agua inútilmente mientras lavamos el auto con una manguera; mantener y extender la vida útil del agua que usamos en la pileta, ya sea de material o de lona; ni hablar de manguerear la vereda en vez de barrerla y baldearla... todo suma: una canilla que gotea y no se repara puede llegar a desperdiciar hasta 80 litros de agua por día”.