• Código Plural

Abella participó de una charla de educación junto a Alejandro Finocchiaro, familias y directivos

Si bien el eje de la charla impulsada por el Pro de la Provincia de Buenos Aires era el proyecto de apoyo económico a instituciones educativas de gestión privada, a lo largo del encuentro virtual la lupa estuvo puesta en la vuelta a clases.

Finocchiaro fue ministro de Educación de la República Argentina entre 2017 y 2019.

A través de un encuentro por Zoom, el Intendente Sebastian Abella participó de una charla virtual con el ex Ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, familias, docentes y directivos de establecimientos educativos de la ciudad. Organizado por el PRO de la Provincia de Buenos Aires, tenía como objetivo dialogar sobre el proyecto de Ley que busca otorgar un aporte extraordinario a las instituciones educativas de gestión privada impulsado por Juntos por el Cambio en la legislatura bonaerense. Pese a eso, el tema principal de la charla fue la vuelta a clases.


El primero en tomar la palabra fue Alejandro Finocchiaro quien planteó que el ciclo lectivo 2020 estaba perdido, señaló la falta de “entorno áulico” y que eso no se puede reemplazar por “tres mensajes de whatsapp y dos mails”. Respecto a los docentes señaló que “no pueden hacer el seguimiento”. Fue enfático al señalar que “hay que volver a clases cuando se pueda y como se pueda”.


En un mensaje bastante repetido por representantes de Juntos por el cambio, indicó que ''nadie puede saber más de su ciudad que el intendente'' y que por ello, Sebastián Abella, debía definir qué hacer y reiteró “donde se pueda abrir hay que abrir”.

Elisa Abella fue una de las que acompañó al intendente en la charla

Luego enumeró una serie de recomendaciones que a su criterio deberían adoptar los Ministerios de Educación, como la unificación de ciclos lectivos con el año próximo, y la priorización de contenidos. Pero luego una de las directoras presente le aclaró que ya regían esos lineamientos.


En ese momento tomaron la palabra diferentes autoridades y docentes de escuelas del centro y los barrios, quienes enumeraron las problemáticas que están viviendo los adolescentes como lo son las dificultades de conexión para realizar tareas y, principalmente, el momento complejo emocional que atraviesan por la falta de socialización. En una misma sintonía, todas coincidieron en la importancia de volver. Una de ellas, del sector inicial, representando a uno de los jardines maternales de la ciudad, mencionó la dificultad económica que existe para los establecimientos privados. Asimismo, señalaron también que muchos jóvenes debieron trabajar y eso genera un problema de cara al retorno a las aulas y al seguimiento diario.

Una situación compleja se vivió cuando la palabra la tomó la autoridad de una escuela de la Isla, quien manifestó que sería “continuar agrandando la desigualdad” que -en caso de volver- lo hagan aquellos estudiantes que concurren a establecimientos "en mejores condiciones", en tanto el resto esperaba a que estén listas sus instituciones.

En su caso, mencionó, que la planta potabilizadora de agua está dañada y por ende no hay agua potable, es decir las condiciones para la correcta higiene no están dadas. Además mostró su descontento con que fondos públicos vayan a instituciones privadas a las que definió como “un negocio”. “No estamos siendo contemplados” sentenció.

Luego de un caluroso intercambio, desde el Municipio, Elisa Abella y representantes de la cartera de educación llevaron tranquilidad y enumeraron las tareas que vienen realizando, entre ellas, un relevamiento para poner en condiciones las escuelas previo a la vuelta a las aulas.


Para concluir anticiparon una mesa de trabajo con la comunidad educativa de la ciudad para ir planeado los protocolos y conociendo cómo es la situación en profundidad para cuando la ciudad consiga el permiso de retorno a las escuelas.



Romano FDT (1).gif