• Código Plural

12 de abril de 1975: la masacre de Río Luján

Actualizado: 5 de abr de 2019

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos (Junta Promotora Zárate) recuerda los hechos acaecidos en Campana la madrugada del 12 de abril de 1975. Allí cinco miembros de Montoneros fueron encerrados y asesinados por patotas policiales con la asistencia implícita de fuerzas militares. El hecho fue presentado como un enfrentamiento, y sentó en nuestra región un claro precedente del terrorismo de Estado que tendría lugar a partir del golpe de 1976. Dos compañeros lograron sobrevivir y escapar a la masacre, y aportaron su testimonio para que este siniestro episodio se mantuviera vivo en la Memoria Histórica.

(1974/83) EL TERRORISMO DE ESTADO EN CAMPANA, ZÁRATE Y LIMA

La madrugada del 12 de abril de 1975, en la Ciudad de Campana, sobre el paraje de Río Luján, cinco militantes peronistas, miembros de Montoneros, fueron encerrados y asesinados a quemarropa por un grupo de patotas policiales con la asistencia implícita de fuerzas militares. Todos ellos se encontraban recuperando un convoy de alimentos y cereales que iban a ser distribuidos en las villas y barrios humildes de Campana, Zárate, Escobar. Acompañando y apoyando a su vez el paro de Villa Constitución y los obreros detenidos y asesinados en la represión del 20 de Marzo de ese año. En esa Ciudad y en todo el cordón industrial de la zona.


El hecho, como tantos otros perpetrados por las bandas parapoliciales, fue completamente fraguado presentado como un enfrentamiento. Sin sobrevivientes, testigos, ni detenidos.

Para ese entonces, rige el estado de sitio declarado en Noviembre del año anterior, la ley Nº 20840 está vigente y el Código Penal Argentino fue reformado en su estructura para poder sancionar, perseguir y calificar de Asociación Ilícita o de Enemigo del Estado a cualquier organización opositora que intente cuestionar al gobierno de Isabel Martínez de Perón y del sector que asaltó el poder luego de la masacre de Ezeiza, condicionando la Democracia recuperada en 1973 y al mismo modelo peronista, luego de la muerte del mismo general Perón.


Este hecho en nuestra región sentó un claro precedente del terrorismo de Estado que tendría lugar a partir del golpe de 1976, en el que miembros civiles de organizaciones, sindicatos y partidos políticos, por su condición de opositores civiles al régimen fueron fusilados, desaparecidos y asesinados a mansalva por miembros de las entonces fuerzas armadas y de seguridad, sin ninguna clase de garantías, enjuiciamiento civil u orden judicial.

Dos compañeros lograrían sobrevivir y escapar a la masacre, durante esa noche, aportando su testimonio para que estos hechos se mantuvieran en la Memoria Histórica.


Las víctimas caídas y asesinadas tenían una importante historia política en la militancia y en la lucha por la recuperación democrática entre 1955 y 1973.


Carlos Alberto Tuda, Luis Arnaldo Bocco, Carlos Fernando Lagrutta, Carlos Pablo Molinas y Guillermo Rodríguez. Miembros y militantes del campo nacional popular.

  • TUDA, Carlos Alberto

Conocido como “El Negro Nano”. Tenía 26 años y era cordobés. Militando en la universidad (Universidad Católica de Córdoba) ya había sido detenido dos veces. Fue amnistiado por el indulto presidencial del presidente Cámpora el 25 de mayo de 1973. Era fundador y primer jefe de la Columna 17 Paraná, popularmente conocida como “la Ramona Galarza” en recuerdo de la cantante correntina de chamamés. Se había instalado en la zona industrial de Zárate y Campana.


Carlos organizaba a la gente con su eterna muletilla: “Aquí se hace lo que se puede”. Sus compañeros recuerdan que los domingos no permitía militar a nadie bajo su mando; eran días sagrados, de descanso, de juntarse, de comer asados y guitarrear entre amigos. Estaba casado con Clara Josefina Lorenzo Tillard.

  • RODRÍGUEZ, Guillermo Adelio

Era sanjuanino. Nacido en Caucete, obrero de la construcción y oficial carpintero, además estudiaba para ser maestro mayor de obras. Guillermo Adelio “Mario” Rodríguez, empezó a trabajar como albañil a los 14 años. Se vino para la Capital a los 17 y cuando cumplió un año más, se instaló en Berisso, provincia de Buenos Aires. A fines de 1971 comenzó a militar en el Peronismo de Base. Era vocero y defensor de sus compañeros en Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) donde trabajaba, hubo un conflicto, organizó una huelga y lo despidieron. Ya en 1973 se hizo integrante de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) pero no duro mucho en ningún trabajo por sus antecedentes político-sindicales. 


En 1974 consiguió conchabo en la construcción del puente Zárate-Brazo Largo. Ya tenía una compañera –Ángela Alicia Castillo, “Coni”- y tres pibes; el menor de ellos tenía tan sólo 15 días de vida cuando Rodríguez perdió la vida. Tenía 25 años. Su mujer a 15 días de haber dado a luz fue detenida en Zárate –sobre la calle Félix Pagola, donde ellos vivían- y salvajemente torturada, picaneada en la panza, los pechos y las encías y también recibió trompadas, para que revelara nombres de compañeros de militancia de su marido. No les dijo nada porque no sabía nada. Ella recordó a su marido con gran amor y siempre comentaba, cuando éste compró un cuaderno en el que le apuntaba deberes y le traía el diario para que aprendiera a leer, ya que ella tenía solamente primer grado cursado.

  • MOLINAS BENUZZI, Carlos Pablo

Nacido en la Provincia de Santa Fe. Lo apodaban “El Gringo”. Su hermano y varios miembros de su familia, también fueron asesinados y desaparecidos por el terrorismo de estado. Hombre divertido. Sencillo. Tenaz. Esas eran tres de sus cualidades más importantes. El más introvertido de todos los hermanos, aunque era muy común en él, utilizar las bromas (también las pesadas) como una forma de vincularse y expresar sus afectos. Había hecho el secundario en el Colegio de Don Bosco (de Santa Fe, su lugar de nacimiento). Donde comenzó a comprometerse con el peronismo revolucionario, heterodoxo. Tenía 24 años al ser asesinado. Comenzó su militancia política en el “Ateneo”, cuando estudiaba Abogacía en la Universidad Nacional del Litoral. Trabajó en Bienestar Social en su provincia natal y representó a sus compañeros como delegado en Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y fue dirigente de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Tan buena imagen dejó y tan querido fue, que a su velatorio llegó una corona de aquellos trabajadores, que no lo olvidaban y reivindicaban así su lucha y compromiso con los más débiles de nuestra sociedad. Es que fue un hombre sensible, comprometido y tan audaz en sus convicciones como responsable en sus decisiones.

  • LAGRUTTA, Carlos Fernando

Nació el 3 de noviembre de 1947. Según sus compañeros Carlos fue un compañero de raíz original cristiana, que muy tempranamente empezó su militancia política y su compromiso social. De familia de clase media muy conocida y respetada en Rosario en el ámbito de la actividad comercial, Fernando estudiaba en el colegio La Salle. Muy temprano, quizás influenciado por los hermanos lasallanos, por algún profesor revisionista, por su cuna y por la efervescencia del país, se fue vinculando en charlas con sectores nacionalistas. Ya promediando la secundaria, se advirtió su condición de líder. Alrededor de él se nuclearon muchos compañeros y participaba de la Juventud Estudiantil Católica (JEC). Desde esa actividad tuvo encuentros nacionales y conoció a varios protagonistas y compañeros de la futura Juventud Peronista; participando además de un campamento con el cura Carbone –asesor nacional de la JEC- en Bariloche. Pero su compromiso excedía ese estrecho marco y pronto, con aproximadamente 15 ó 16 años, fundó con otros compañeros el Instituto Social Cristiano de Estudio y Acción Política (ISCEAP).


Entendiendo que el estudio y la acción tienen que ser profundos, con contenido nacional, popular y revolucionario, de cara a un cambio profundo en la sociedad y en el país. Este instituto inició sus actividades públicas en 1964, con una escuela de formación de dirigentes, con cursos de 4 años, escuela para secundarios, un departamento de cultura con charlas, cine, debates, revista, etc. Allí Fernando fue el más destacado compañero. Fernando articulaba su vida alrededor de esta actividad que era el motor de su rigurosidad.


La artesanía con que esculpía su vida, se trasladaba como modelo en la exigencia colectiva. Su capacidad par aproyectarse más allá de lo inmediato, generaba en reuniones, plenarios y asambleas, la idea que ‘algo no dicho, algo rumiado o sabido, quedaba en el tintero’, lo que le servía para ir generando distintas estrategias, pensando en un universo más general, menos inmediato que lo que se decidía puntualmente. Esta actitud de su parte, esa manera intelectual de obrar, fue la que le valió el sobrenombre de “El Oscuro”. El golpe del ’66 (Onganía) y la ‘Noche de los Bastones Largos’ encuentra el ISCEAP encerrado en sí mismo y falto de articulación con otras expresiones antidictatoriales. Un grupo de jóvenes (algunos de ese instituto y otros de la ex Juventud de Acción Católica), echados por el arzobispo Bolatti de las filas de la Iglesia por tercermundistas y revolucionarios, deciden, invitando a todos los cristianos que quieran participar a crear agrupaciones, movimientos antidictatoriales en el ámbito en que cada laico esté actuando.


Así surge en la Universidad de Rosario, la Unión de Estudiantes del Litorial (UEL) que posteriormente a nivel nacional crea la Unión Nacional de Estudiantes (UNE). Fernando, algo reticente al principio en el cambio de espacio político, más tarde se convence y pasa a ser un dirigente ‘esencial’, en lo que se llamó el ‘movimiento’, que fue el conjunto de compañeros que desde lo sindical, estudiantil, político, gremial, barrial, cultural, confluían en una misma propuesta. Concretamente empezó a militar en la Facultad de Ingeniería, donde poco antes de recibirse fue suspendido con otro compañero, por dos años por el rector Luis Cantini ligado a la dictadura militar. Desde esta posición se fue participando activamente, como una de las fuerzas principales, en la CGT de los Argentinos y en una Comisión de Movilización, siendo Fernando el principal operador de su grupo de pertenencia. Desde este lugar se participó de los dos rosariazos y se acompañó a la CGT (Quagliaro) en solidaridad militante con las luchas de Chaco y Corrientes en el momento del fusilamiento de Cabral.


En reuniones y contactos con otras organizaciones, se vio la posibilidad de crear un peronismo alternativo o de base en lucha, como forma de organizacion superadora. Un punto bisagra en el país y en Rosario es el secuestro y desaparición de ‘Tacuarita’ Brandazza, que a él lo encuentra como un lúcido interprete de la realidad coyuntural y en activo gestor de las medidas a adoptar en la nueva etapa que se avecina. A partir de aquí, los tiempos fueron distintos y ya los viejos odres no pueden contener la nueva realidad, habiendo por lo tanto, redefiniciones en la militancia.


Fernando y su compañera Nani (Ana María Carlino), después de haber estado detenidos algunos meses los dos, se integran junto con otros compañeros a la Juventud Peronista y Montoneros; articulan con el cordón fabril petroquímico de zona Norte de Rosario, se movilizaron para sensibilizarse con la comunidad y se asentaron en una villa en Campana. Como oficial montonero era conocido con el sobrenombre de “Pablo”. Dejó una hija de nombre Celina y de tan solo 9 meses de vida por la que sentía adoración. El compañero Víctor Paulón mítico referente de lucha en Villa Constitución y dirigente de la UOM, escribió un largo poema en honor a Carlos Fernando Lagrutta que concluye de este modo:


“Los años nos volvieron cautivos del recuerdo

Por eso convocados al sol de tu memoria

Quisieramos decirte en lenta letanía

Tu vida es un ejemplo, sos parte de la historia

Tus sueños y los nuestros se mantienen despiertos

A la hora precisa en que emprendiste el vuelo

Tu imagen no envejece, tus ojos siguen viendo

En cada rebeldía, en todos los encuentros

Fernando nuestro amigo, por siempre Compañero”. (V. P.)

EL GENOCIDIO


Durante los meses siguientes, y también a lo largo de la dictadura militar, todas las familias y compañeros de estas víctimas fueron perseguidos, detenidos y sus casas allanadas. Como una constante, el terror sistemático arruinó hogares, familias, historias y futuros. Muchos de ellos a veces tuvieron que optar por el exilio exterior o interno para salvaguardar su integridad física, social y familiar.


Actualmente estos hechos vienen siendo juzgados e investigados en la causa Nº 1831/2 en el Juzgado Federal de Campana, a cargo del Dr. Adrián González Charvay.


A la fecha, según el Archivo Nacional de la Memoria, entre el 20 de junio de 1973, el día de la Masacre de Ezeiza, hasta el golpe militar del 24 de marzo de 1976, hubo 900 desapariciones, 1500 asesinatos por razones políticas y 3000 personas fueron detenidas y apresadas por causas políticas.


En abril de 2005, mediante la Resolución 2005/66, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) reconoció el "Derecho a la Verdad" como un derecho universal, aprobando por unanimidad junto con una gran cantidad de naciones presentes.


La resolución aprobada por el máximo órgano representativo de la ONU, consagra como Derecho a la Verdad, con carácter autónomo, el derecho de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas a los derechos humanos, así como a sus familiares y a la sociedad en su conjunto, a conocer la verdad sobre dichas violaciones, las circunstancias en que las mismas se cometieron, y la identificación de los responsables.

El liderazgo de la Argentina para llevar adelante esta iniciativa fue producto del actual proceso de memoria, verdad y justicia, durante el cual se removieron todos los obstáculos jurídicos para erradicar la impunidad por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el terrorismo de Estado.

Desde APDH Zárate, acompañamos y apoyamos la permanente lucha y búsqueda de Verdad y Justicia llevada a cabo por querellantes, testigos y por las familias Rodríguez, Molinas, Tuda, Bocco, y Lagrutta. Bajo el mismo propósito por el cual sus compañeros y familiares dieron la vida: Un País Solidario, de Iguales y Semejantes. Un País Democrático en todas las esferas: económica, política y social.


#MemoriaVerdadJusticia

#Fueron30000

#NuncaMás

Fuente: Asamblea Permanente de Derechos Humanos | Junta Promotora Zárate

Copyright © 2020 Código Plural. Todos los Derechos Reservados.

info@codigoplural.com.ar 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social SoundCloud